Ricardo Fandiño y Vanessa Rodríguez, psicólogos: «La adolescencia nos ha colonizado, todos somos adolescentes»

YES

MIguel Villar

Los expertos alertan en su libro, que presentan hoy en Ourense, de que hacerse adulto ya no se ve como algo deseable. «En cierto modo, en nuestro contexto social todos somos adolescentes», señalan

10 feb 2022 . Actualizado a las 20:04 h.

¿Es la adolescencia una etapa de transición o de destino? A cualquiera que hoy peine canas le sería fácil responder a esa pregunta con tan solo recordar ese momento de su vida. Responderían «transición», porque fue precisamente en esa etapa cuando más veces se impacientó por llegar a su objetivo: hacerse mayor y que lo trataran como tal, con todas las prerrogativas, quizá idealizadas desde la visión del adolescente, que ser adulto ofrecía. Bien, pues parece que hoy en día ese anhelo ya no está tan claro. Y el asunto tiene tantas consecuencias que el psicólogo clínico Ricardo Fandiño, y la psicóloga, psicopedagoga y sexóloga Vanessa Rodríguez han decidido escribir un libro que han titulado precisamente así: Ser adolescente. Transición o destino, publicado por la editorial UOC.

«Hablamos de los adolescentes, esas personas que ya no son niños y están en proceso de alcanzar la adultez. Pero también de las adolescencias, las formas de ser, de comportarse, las actitudes, el funcionamiento mental: la impulsividad, la inestabilidad emocional, la baja tolerancia a la frustración, la búsqueda de la satisfacción inmediata. Son características que se han generalizado hasta ser un modo de funcionamiento normal en personas que por rango de edad deberían estar en la infancia o en la adultez», relata Fandiño. «En cierto modo, en nuestro contexto social todos somos adolescentes. La adolescencia nos ha colonizado. Ellos son los referentes. Ellos marcan la tendencia», añade. Y ahí está uno de los problemas que, según destaca este trabajo, sufren los adolescentes actuales: «No tienen referencias claras de cómo llegar a la adultez», dice el psicólogo.

Y justamente del papel de los adultos en ese proceso de crecimiento hace hincapié este libro. «Se habla de adolescentes poniendo el foco en lo negativo sin realizar una autocrítica sobre la responsabilidad adulta en ciertos comportamientos; como si la evolución y desarrollo de los adolescentes no tuviesen nada que ver con cómo nos situamos los adultos ante ellos y lo que les aportamos como referencias en las que anclarse ante la construcción de la identidad y el propio desarrollo», apunta Vanessa Rodríguez.