Boticaria García: «En mascarillas, en la variedad está el disgusto»

YES

Boticaria García señala la importancia de la dieta y el ejercicio para reforzar las defensas
Boticaria García señala la importancia de la dieta y el ejercicio para reforzar las defensas

«El ascensor es un Voldemort de la pandemia», advierte Marián García, que revela cuáles son «los tres mosqueteros» de nuestra dieta y también los tres errores que más se cometen hoy en prevención del covid. «El 90 % de la gente lleva mal la mascarilla», asegura

24 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Ya no se ve gente que, en el furor desinfectante, se ponga a «hervir mascarillas como si fuesen lubinas», como nos decía la doctora en Farmacia y nutricionista Marián García, Boticaria García en redes y en televisión, cuando la entrevistamos en el 2020, allá por primero de Pandemia. La autora de El jamón de York no existe advierte que ya hemos pasado de curso, pero afrontamos otras dificultades y retos nuevos. «Vamos pasando olas. Quizá ya no nos planteamos cocer las mascarillas como lubinas, pero, al salir a la calle, ves las mascarillas de cualquier manera. ¡Hay algunas que ya se han quedado a vivir con nosotros y están empadronadas!, y preocupa. Toda las Navidades he estado recibiendo fotos de test de antígenos en plan rasca y gana para que los interprete. Uno de los que más me asustaron fue el de una persona que me mandó el test con la rayita de lo que llamaba ‘positivo tímido’, y de positivo nada. ‘Mi marido dio positivo el día 5’, me dijo. ‘¿Cuatro días después puede salir a la calle?’. Si tu marido es positivo y te planteas que salga cuatro días después...». Viendo el caso, las cosas no son como nos las cuentan, sino como nos las queremos contar. «Yo soy crítica con la gestión de la pandemia, pero, además de mirar arriba, hay que mirar abajo, hacia nosotros mismos, porque nadie puede no saber que las cuarentenas son de siete o diez días o que dos rayitas son un positivo», considera Boticaria García.

—Con los días hubo mucho baile...

—Ya, pero esa mujer que te digo llevaba cuatro días, no está ni en el límite. Pero no quiero hacer sangre. He intentado siempre llevarlo con humor en redes para que la gente no se queme. Me inventé un caso supuesto, el de una niña a la que llamamos Martina, que era contacto estrecho el 29 de diciembre, que había estado cenando con su tío en Nochebuena, su padre era positivo... La supuesta Martina dio positivo la víspera de Reyes, se quedó sin cabalgata y no pudo empezar el cole el día 10. Este caso es una manera de explicar cómo funcionan los contagios, de intentar que la gente se ría, pero lo que tenemos encima es frustrante.

—Difícil no quedarse en segundo o tercero de Pandemia. Cada dos días, hay variantes nuevas. Esto es peor que «Juego de Tronos» si te pierdes un capítulo.