Diez trucos de cocina que no conoces

YES

Si eres de los que siempre se te corta la mayonesa, lloras como una Magdalena picando cebollas o no sabes pelar un huevo, toma nota de estos sencillos consejos. Ahora cocinar será coser y cantar

23 ene 2022 . Actualizado a las 23:03 h.

Te presentamos el decálogo básico de consejos para principiantes en los fogones y no tan principiantes con los que no podrás ponerte manos a la obra sin ellos. Son esos pequeños trucos que, en más de una ocasión, logran librarte de algún apuro y consiguen darte una solución definitiva a lo que tantas veces has intentado arreglar de forma equivocada. Recopilamos algunos de estos grandes consejos que, a pesar de ser muy sencillos, son de gran utilidad. Para ello, hemos echado mano de la voz de la experiencia del estrella Michelin Yayo Daporta, en Cambados, de Antonio Amenedo, el cocinero del Pazo de Santa Cruz de Mondoi (Oza-Cesuras), y algunos de los consejos de la sabiduría popular que se han extendido y que funcionan.

1. LA MAYONESA

Es una de las salsas por excelencia de la gastronomía española pero, también, uno de los grandes quebraderos de cabeza cada vez que nos animamos a realizarla. Hay varios trucos que tienes que tener en cuenta para salir airoso y no renunciar a hacerla en casa. El primero es que una vez que eches el huevo y el aceite en el vaso, debes dejar la batidora a baja velocidad y quieta durante al menos 30 segundos hasta que se forme una masa compacta. Y una vez que lo has conseguido, ir moviendo el brazo de la batidora poco a poco hacia arriba, mientras se integra y le echas un poco de vinagre o zumo de limón. Eso es lo que aconseja Antonio Amenedo, que dice también que si se corta, hay que echar otro huevo y repetir el proceso: «El huevo debe tener una temperatura similar a la del aceite. Por eso, no es bueno hacer una mayonesa con un huevo recién sacado de la nevera porque si hay una diferencia de temperatura se puede cortar», dice el cocinero del pazo, como lo conocen en las redes sociales. Para Yayo Daporta, uno de los principales problemas de que se corte una mayonesa es el exceso de grasa, en este caso, de aceite. Por eso, cuando esto pase, recomienda echar una yema de huevo y un poquito de la salsa cortada y empezar a batir: «E ir poco a poco añadiendo la mayonesa que se nos había cortado antes. A chorro muy fino», dice. Y otro truco, si se queda muy compacta la mayonesa, «añadir un poquito de agua o caldo». «Tiene que tener un equilibrio entre la grasa y el caldo o el vinagre o el zumo o la soja o lo que tú quieras poner de componente líquido», dice. Por eso, si ves que la salsa «queda demasiado clavada, al final, se va a cortar seguro». De ahí que sea necesario «aligerar la mayonesa con un chorrito de agua, para que no se corte».

2. LA CEBOLLA

Sí, lloras como una Magdalena cada vez que la cortas. Y no hay nada que funcione, ni ponerse gafas y cortarla como si fueras a realizar trabajos de soldadura y mucho menos ponerte un trozo sobre la cabeza a modo de antena parabólica. Con la cebolla, el truco es que no hay truco. Al menos, eso es lo que opinan Daporta y Amenedo. Depende de la variedad, de que sea más ácida o menos, para que no nos tenga durante unos minutos llorando como si fuéramos plañideras profesionales. Pero también hay quien apunta que es aconsejable dejarla en la nevera media hora antes de cortarla para evitar que te caigan los lagrimones. Es cuestión de probar y ver si al fin podemos decir: «¡A chorar a Cangas!». Lo que sí podemos sacar en limpio es una manera rápida de pelar y picar cebollas y ajos. Para ello, Daporta sugiere «dar un golpecito al ajo antes de pelarlo para que sea más fácil» y «quitarle el germen para que no repita»: «Para cortar la cebolla y el ajo de forma rápida hay que hacerles unos cortes longitudinales y transversales antes de picar. Y luego, práctica». Pero también, puedes usar una picadora o un robot de cocina para cortar varias cebollas juntas y congelarlas. Así, siempre tendrás a mano y evitarás el llanto.