En estos parques los amigos son los perros

YES

MARCOS MÍGUEZ

Estas personas se ven frecuentemente en estas zonas verdes, pero las mascotas son quienes llevan la batuta. Los expertos inciden en la importancia de que los canes socialicen desde los primeros meses de vida

05 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Es cada vez más habitual ver en las zonas verdes de las ciudades grupos de personas y perros reunidos. Para muchos, pasear a la mascota sin que esta se pudiera relacionar con otras de su especie es algo que se ha quedado en el pasado. «Lo recomendamos totalmente porque socializar es fundamental, sobre todo en los primeros años de vida e incluso meses. Es muy importante», apunta Ana Eltamcheh, veterinaria en Elviña Vets (A Coruña). Esta profesional, que trata problemas de conducta en los canes, precisa que «la falta de socialización durante los primeros meses de vida acarrea problemas a la larga de comportamiento, incluso agresividades, miedos.... Decimos que la socialización del animal es casi imprescindible, como las vacunas. Todo lo que vivan durante esos meses va a condicionar su carácter de alguna forma en la edad adulta».

Una de sus clientas, Patricia Bel, dio incluso un paso más hace ya unos años: «Tenía un teckel y para que no estuviese solo adopté a otra. Vi el anuncio en Facebook. Era de un cazador y como no valía para cazar la maltrataba, y entonces la adoptó una señora mayor. Esta mujer tuvo un problema de salud y no podía cuidarla, por eso decidieron regalarla. Pues fui a buscarla y a los dos meses me parió siete perritos. Entonces me quedé con una cachorrita de ella, por eso tengo tres. Es más, ahora por las mañanas vamos a pasear con una de sus hijas, que vive aquí cerca del campo de la torre de Hércules».

PARA CONOCER GENTE

En su caso ha tenido que volver a empezar de cero para que «sus pequeños» tengan nuevos amigos. Hace unos meses dejó su piso de Os Castros y se mudó al barrio de Monte Alto. «Aquí me está resultando muy difícil. En el parque de San Diego era muy fácil porque la gente era mucho más abierta y venían a preguntar por el cachorrito y se acercaban a jugar con los perros. Lo típico de 'cuántos añitos tiene el tuyo', y empezabas a hablar y a quedar. Es más, tengo amistades de gente con perritos. Es curioso porque en la guía telefónica ponemos 'mamá de Bimba'. No asociamos el nombre de la persona sino el de su perro. Los guardamos así», confiesa Patricia.