Estas gallegas son madres solteras por elección: «Crío a mi hijo sin ninguna carencia»

LILIANA G. ABAD / CARME D. PROL / S.F

YES

MARCOS MÍGUEZ

«Mellor ter á miña filla soa que tela con calquera», «Mis hijos están discriminados por la Administración». Ángela, Inma y María son tres madres que narran su experiencia en solitario.

26 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Ellos son Martín y Ángela, hijo y madre, felices de tenerse hace dos años. A sus 45, Ángela se siente una mujer plena y empoderada y asegura que «la decisión de ser madre sola no fue fácil». Tardó tres años para asumir que formaría una familia en esas circunstancias. «No creo en el instinto maternal, y sí es cierto que con la pareja que tuve hablamos de tener hijos, pero esa relación se rompió y lo de tener niños quedó un poco aplazado», cuenta. Sin embargo, el tiempo pasaba para ella, temía por la edad y empezó a tener cierta inquietud con el tema de la maternidad. «Tenía la sensación de que me faltaba algo y sabía que me podía hacer feliz de forma inminente», asegura. Y cuando finalmente se aventuró al proceso, todo ocurrió rápido. «Tuve mucha suerte y me quedé embarazada a la primera mediante fecundación in vitro, -añade satisfecha-. Mi hijo ahora tiene 2 años y el vínculo con él es maravilloso». ¿Es duro asumir toda la responsabilidad?, le pregunto. «Sí que es cierto que por momentos es complicado, porque cuando son bebés la demanda es total, entonces al ser la única persona, físicamente se hace duro -confiesa-. Una tiene que seguir trabajando, haciendo la compra y bajando la basura, porque también llevas toda la logística de la casa. Hay una parte de renuncia a tu tiempo muy grande, pero lo compenso totalmente. Y a la hora de tomar decisiones, dice, también es difícil, pero tiene una parte sencilla porque no tienes que discutir con nadie -se ríe-. Te preocupas, claro, pero cuando la responsabilidad recae sobre una persona, hay decisiones con las que no puedes perder el tiempo», recalca.

Ángela es una mujer con determinación. Y tiene muy claro que aún queda mucho por hacer en materia de conciliación para que su hijo y otras mujeres como ella tengan las mismas oportunidades que el resto de las familias biparentales. «Hay una brecha importante por la que estamos luchando. La gente piensa que por ser madres solteras tenemos ayudas y no es así», explica. Por eso, llegar a ese punto sola «te hace sentir muy empoderada. No somos familias incompletas, criamos hijos felices, que no tienen ningún tipo de carencia» -apunta-. Verlo jugar y disfrutar a sus 2 añitos es muy reconfortante para mí, porque sé que lo estoy haciendo bien», se reafirma.

Sin conciliación

Ángela pertenece a la Asociación Madres Solteras por Elección (MSPE). Allí reciben ayuda unas de otras, hablan de diversidad y de lo contentas que se sienten con su tipo de familia. «La asociación hace un papel muy importante por muchas cosas, dice. Por un lado, las otras madres te apoyan desde lo emocional. También, si tienes dudas con el tema de la crianza, o con nuestros problemas de madres como familias», -cuenta-. Soy parte de la comisión legislativa, y estamos participando a nivel estatal y desde nuestra delegación en Galicia en la elaboración de la ley de diversidad familiar, y trabajamos, además, para lograr un registro de familias monoparentales en la Xunta», explica.