Carmen, gallega que estaba en Nueva York el 11S: «El avión que chocó contra las Torres Gemelas me pasó por encima»

YES

Esta coruñesa estaba a escasos kilómetros de la zona cero cuando se produjo el mayor atentado sufrido en suelo estadounidense. Con 27 años y junto a un grupo de becarios, caminó durante 14 horas con el miedo en el cuerpo en medio del caos

11 sep 2021 . Actualizado a las 15:13 h.

Hoy el relato de Carmen de lo sucedido aquel día no se asemeja ni de lejos al de hace 20 años. La distancia y el paso del tiempo han hecho que ahora pueda revivir los hechos de una forma más tranquila y pausada, aunque no puede evitar que se le pongan los pelos de punta. «Ya estoy más que acostumbrada porque han pasado muchos años, pero cada vez que lo revives es como si estuviese pasando. Es una historia que te marca de por vida, pero obviamente no es lo mismo los primeros años que estás más compungida», explica. 

Septiembre del 2001. Hacía dos meses que esta coruñesa de 27 años por aquel entonces se había instalado en Nueva York gracias a una beca para trabajar en la Cámara de Comercio de A Coruña como promotora de empresas gallegas que querían empezar a exportar a Estados Unidos. Vivía en la calle 13 con la Sexta Avenida y trabajaba en el edificio Chrysler, el de King Kong. Había salido de casa como cualquier otro día cuando algo en el cielo le llamó especialmente la atención. «Yo vi el avión que chocó. A mí me pasó por encima cuando iba para trabajar. Salía de mi casa, de la residencia donde vivía, con una amiga que era suiza, e íbamos como todas las mañanas a coger el metro. Cuando estábamos por el camino escuchamos un avión que volaba muy bajo. Miramos para arriba y dijimos: ‘¡Qué bajo vuela!', pero sin más, no le dimos importancia», relata Carmen sobre cómo comenzó aquella fatídica jornada.

Siguieron caminando hasta la siguiente manzana, que era donde estaba el metro, en Union Square, a un kilómetro en línea recta con las Torres Gemelas. Cuando llegaron a la Quinta Avenida, se dieron cuenta de que había mucha gente mirando hacia el sur. No sacaban la vista de un mismo punto: las Torres Gemelas, y fue entonces cuando se preguntaron qué había pasado. «Recién llegada a Nueva York, y sabiendo cómo es esta ciudad en todo, y con la gente diciendo en cualquier esquina: ‘Están rodando una película', vimos en una de las Torres el agujero del avión, pero en ningún momento se nos ocurrió pensar que el avión que acabábamos de ver era el que había chocado. En la calle decían: ‘Es una avioneta que ha chocado', y otros: ‘No, no, es una película‘».