Elena Irureta, actriz: «A mí no se me caen los anillos por ponerme a hacer camas»

Virginia Madrid

YES

Elena Irureta ya será para siempre la Bittori de la serie «Patria». «Nunca pensé que a mi edad me llegaría el personaje de mi vida», dice. Aunque es una actriz de largo recorrido, compagina el oficio con la casa rural que abrió como plan b por si las cosas no iban bien: «Ni en mis sueños pensé que iba a durar tanto en esto»

01 ago 2021 . Actualizado a las 10:16 h.

Elena Irureta (Zumaia, 1955) nos recibe cercana y cálida al otro lado del teléfono. Llueve en Zumaia esta mañana y la actriz lo disfruta: «Aprovecho estos días de fresco para ponerme al día con alguna novela que tengo pendientes». Irradia calma y ese saber estar que solo tienen los que llevan un largo bagaje en el oficio. Más de tres décadas metiéndose en la piel de todo tipo de personajes, conciliando el cine con la televisión, y subiéndose al escenario con total naturalidad. «Empecé con muchísima ilusión en la escuela de teatro, después me uní a Aizpea para escribir guiones para los payasos (Txirri, Mirri eta Txibiriton); y, ya en Madrid, poco a poco fueron surgiendo proyectos. Jamás hubiese pensado que iba a durar tanto en esta profesión tan inestable». Mujer de carácter y de placeres sencillos -«me encanta dar maravillosos paseos por el monte»-, confiesa que su próximo sueño es retirarse «para vivir tranquila».

—Llevas más de treinta y cinco años trabajando como actriz en algunas de las series más populares de la televisión, como «El comisario», y más recientemente en «Patria», «Madres» y «Los favoritos de Midas», pero sabemos muy poco de ti. ¿Cómo es Elena fuera de la pantalla?

—Soy una mujer muy práctica, con carácter y placeres sencillos. Me encanta estar en mi pueblo, quedar con mis amigas y dar maravillosos paseos por el monte; además soy muy disfrutona de la gastronomía de la tierra. Necesito la calma y el silencio. Tras cada rodaje, anhelo regresar a casa para estar tranquila, ocuparme de mi casa rural y volver a mi vida sencilla en Zumaia.