Dolores Sánchez, dermatóloga: «Si te quemas, hay que hidratar bien la piel y reponer líquidos»

Carme D. Prol / M. V.

YES

La exposición al sol es uno de los peligros a los que nos enfrentamos en verano. Hablamos con la especialista del Hospital Rosaleda de Santiago para conocer las claves de una buena protección

26 jun 2021 . Actualizado a las 17:33 h.

—¿La bruma solar protege igual que una crema?

—Si no cubre bien, no se aplica la cantidad suficiente y solamente es una bruma, muy probablemente no aporte la protección adecuada. Sea cual sea la fórmula que se aplique, loción, gel o espray, lo que es necesario es administrar la cantidad suficiente para que cubra correctamente. Eso y repetir la aplicación cada dos horas.

—Y los aceites con protección, ¿son recomendables?

—Lo importante es el índice de protección, que estén bien formulados y que tengan una buena permanencia. Se deben adaptar a cada tipo de piel. Si tenemos una piel con tendencia al acné, no deberíamos aplicar una fórmula excesivamente grasa, porque puede empeorar nuestra patología de base. Pero si tenemos una dermatitis atópica, lo aconsejable es aplicar una crema.

—¿Pueden exponerse al sol los bebés?

—No, los menores de dos años, imposible. Lo ideal es que estén a la sombra. Cuando son mayores de dos años y les da un poco el sol, paseando o en el carrito, hay que utilizar protectores especialmente formulados para ellos. Pero no porque vayan a ir a la playa, sino para cuando salen a pasear y les da el sol en algún momento. Estos fotoprotectores son los que tienen filtros físicos, como por ejemplo las cremas minerales.

—Se dice que es bueno tomar el sol media hora sin protección, por la absorción de vitaminas, ¿es aconsejable?

—No nos debemos exponer de forma directa e intensa al sol entre las doce y las cinco de la tarde. Es verdad que la exposición a la radiación ultravioleta es muy importante para la síntesis de la vitamina D. Con que nos dé un poco el sol en las piernas o en las manos durante un período de entre quince y veinte minutos, es suficiente.

—¿El solario es perjudicial para la piel?

—Por supuesto. La Organización Mundial de la Salud considera que la exposición a la radiación ultravioleta está relacionada con la aparición del cáncer de piel a un nivel igual o similar a la relación entre el tabaco y el cáncer de pulmón. Tenemos que saber que la causa más importante de cáncer cutáneo es la exposición a la radiación ultravioleta, por lo tanto, si vamos al solario nos estamos exponiendo a ella. Esto hay que saberlo.

—¿Qué consecuencias puede tener quemarnos un día?

—Se sabe que tener quemaduras solares en la infancia y en la juventud supone un factor de riesgo para desarrollar un cáncer cutáneo en la edad adulta. Quemarnos de forma aislada no significa necesariamente que vayamos a tener un cáncer de piel. Lo que pasa es que muchas veces la gente no tiene tan solo una quemadura en su vida.