Abraham Mateo, cantante: «Soporté años de un ciberbullying muy fuerte»

CARLOS CRESPO

YES

De aquel adolescente que cantaba «Señorita» no le queda ni el rencor. Revela que durante años sufrió un tremendo acoso a través de las redes que no le ha hecho sino más fuerte. Ahora, con 22 y romanticón confeso, vive a caballo entre Miami y Cádiz y, además de triunfar con sus temas, produce a Jennifer Lopez, 50 Cent o Becky G

10 may 2021 . Actualizado a las 23:05 h.

Fue niño prodigio y, de algún modo, lo sigue siendo. Asegura seguir manteniendo la ilusión y el mismo apego familiar con el que a los 7 años se inició en la farándula. Y para refrendar su prodigio, en un tiempo en el que todo es cuantificable, ahí están sus datos. El vídeo de su canción Loco enamorado alcanza casi los 400 millones de visualizaciones. El que grabó junto a Jennifer Lopez y Yandel supera los 200 millones. Y así podríamos seguir con prácticamente cada uno de sus lanzamientos desde que en el 2017 decidió dar carpetazo a su etapa juvenil y apostar por el mercado latino. Desde entonces ha colaborado y producido a muchas de las más grandes estrellas del género.  

-Cuando tú empezaste aún se vendían discos.

-Es cierto, yo grabé mi primer álbum a los 10 años, haciendo un estilo totalmente diferente al que estoy haciendo ahora. Era un disco de baladas, destinado a un público mucho mayor que yo. 

-¿Cómo definirías la música que estás haciendo en la actualidad?

-Las baladas y la música romántica siguen siendo lo mío. Me encantan. Pero lo que estoy haciendo ahora es algo más latino, si bien combinado con mis raíces españolas. Cada vez más. Creo que ahí he encontrado mi personalidad. 

-Por tu último cumpleaños, a modo de regalo, grabaste una versión del «¿Y cómo es él?», de José Luis Perales. ¿Por qué ese tema?

-Perales es un artista que yo admiro mucho y esa canción es uno de los baladones más grandes que se han escrito jamás. Es una canción que llevo escuchando desde que nací y me hace sentir cosas muy bonitas. Fue un regalo para la gente pero también lo fue para mí mismo porque siempre quise escuchar mi voz en esa canción. Y para colmo, la canción le llegó a José Luis y tuve ocasión de hablar con él. Me dijo que le había gustado. Ese fue, realmente, el mejor regalo de cumpleaños que tuve. 

-En muchas ocasiones se acusa al reguetón de machista, pero en casi todas tus canciones eres tú quien se pone en el lugar del perdedor, el que sufre y el que echa de menos.

-Es verdad. ¿Y sabes por qué? Porque a mí me gustan las letras que tienen historias y las melodías que dicen algo. Al final, yo lo que hago no deja de ser una canción pop. Con influencias latinas y del reguetón. Pero es que eso es el nuevo pop. Y ese es el huequecito que yo he encontrado. Porque reguetón hay mucho, pero reguetón con sentimiento, muy poco. 

-Podríamos decir que eres el «buenote» del reguetón.

-(Se ríe) Bueno, tengo mis cosillas también. Cincuenta por ciento angelito y cincuenta por ciento diablito.