Amparo Rodríguez (pediatra): «La pandemia ha reducido los casos de meningitis»

Es una enfermedad impredecible y no hay que bajar la guardia, pero el distanciamiento social y la mascarilla han ayudado a minimizar su aparición. También las vacunas: «Son armas excelentes y parece que estamos cerrando el círculo», dice la presidenta de la Asociación Gallega de Pediatría de Atención Primaria


1. ¿Hay más meningitis en primavera?

Es impredecible en términos de brotes, localización geográfica, incluso de época del año. Pero en invierno y en primavera puede haber más casos. Lo que sí encontramos es que la gripe es un factor de riesgo y cuando hay picos de gripe, sí que puede haber más casos de meningitis. Pero se pueden dar en cualquier momento.

2. ¿Cómo se está comportando este año?

Hay un claro descenso en el número de casos, pero no sabemos muy bien a qué se debe. Seguramente, la pandemia haya influido. Los sistemas de notificación dan ahora datos probables, pero no los garantizan al 100 %. Y el distanciamiento social y la mascarilla también influyen. Luego, hay más vacunas de meningococo incluidas en el calendario y las familias también se están vacunando con las que no están incluidas. En la temporada 2019-2020 hubo un descenso de cerca de la mitad de casos, y este año hay también una bajada muy grande, pero hay que tomarla con precaución.

3. ¿Son peores las consecuencias en adultos que en niños?

Es una enfermedad muy grave tanto en adultos como en niños, pero en los menores de 5 años, sobre todo, hasta los 12 meses, el sistema inmune es inmaduro y se defienden peor de la enfermedad. Además es el grupo con mayor incidencia. Después afecta a adolescentes, con consecuencias más graves que en otros grupos de edad por cómo se relacionan en esta etapa. También es frecuente y grave en los ancianos. Estos son los tres grupos de máximo riesgo, pero cualquier persona se puede contagiar de meningitis. Y un tanto por ciento muy alto son niños sanos sin ningún factor de riesgo.

4. ¿Hay muchos tipos de meningitis?

Puede ser vírica o bacteriana. La vírica es más leve, no necesita tratamiento y se va a curar sin secuelas. La bacteriana es muy infrecuente, pero puede tener secuelas muy graves e incluso provocar el fallecimiento.

5. ¿Como cuáles?

Como el deterioro cognitivo, la amputación de miembros, sordera... tiene múltiples secuelas graves que marcarán al paciente de por vida.

6. ¿Cómo se transmite?

Por vía respiratoria, a través de las gotitas que expulsamos al toser o estornudar. Cuanto más estrecho es el contacto, más fácil es el contagio. Los adolescentes y jóvenes, de hasta 21 años, son los que portan el meningococo en su nasofaringe. El microorganismo entra y se queda ahí durante un tiempo.

7. ¿El portador tiene síntomas?

El meningococo puede vivir en la nasofaringe sin provocar ningún tipo de síntoma, y desde ahí se puede transmitir a otras personas y provocar la enfermedad. Esto sería el estado de portador. Hasta un 25 % de los adolescentes sanos pueden ser portadores y transmitir la enfermedad a los más vulnerables, lactantes y ancianos. Por eso es tan importante mantener unas buenas coberturas vacunales.

8. ¿Son efectivas las vacunas?

Son seguras, eficaces y efectivas en la vida real. Son armas excelentes y parece que estamos cerrando el círculo. Hay vacunas para todos los serogrupos que producen la mayoría de la enfermedad meningocócica en el mundo. Pero hay que estar muy pendiente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Amparo Rodríguez (pediatra): «La pandemia ha reducido los casos de meningitis»