Alma Obregón (repostera y bloguera): «Las madres perfectas con salones ordenados son falsas»

Lo dejó todo por la repostería y ha hecho de su pasión por los cupcakes su forma de vida. Mamá de Bruno y Lola, nos presenta ahora el libro «Maternidad real»


Repostera, bloguera, runner, diseñadora de ropa y mamá de Bruno y Lola. Una emocionante experiencia, asegura, que ha decidido compartir en su libro Maternidad Real: «Acabas de ser madre, no de ganar un concurso de belleza. Trátate con cariño, con respeto y deja de preocuparte por las ojeras y los kilos demás». Entusiasta, optimista y muy niñera, Alma Obregón (Bilbao, 1984) confiesa que: «Me hubiera gustado tener una visión realista sobre el cansancio y la desgana que sientes algunos días durante el embarazo para no sentirme frustrada por no llegar a todo».

-Sin dejar tus recetas ni tus cupcakes, nos presentas un nuevo libro «Maternidad real» donde cuentas lo que nadie te contó sobre la experiencia más emocionante de tu vida.

-Hemos idealizado tanto el embarazo, el parto y hasta el posparto, que cualquier parecido entre nosotros y los bebés y las mamás de película es pura coincidencia. Es más, me atrevería a decir que el mayor riesgo que corremos es el de pensar que la maternidad es lo que vemos en las redes sociales. Esas mamis perfectas con salones ordenados, bebés dormidos en cunas durante horas y tiempo para maquillarse y peinarse son totalmente falsas. Quería compartir todo aquello que no nos cuentan sobre la maternidad como el cansancio y las ojeras por la falta de sueño hasta el amor incondicional que sientes por tus hijos y que es indescriptible.

-¿Tú también habías idealizado el embarazo?

-Sí. Yo pensaba que sería una supermamá embarazada corredora, pero como manché en los  embarazos y me encontraba fatal, casi no pude correr. Me hubiera gustado tener una visión realista sobre el cansancio y la desgana que sentí algunos días durante el embarazo para no sentirme frustrada por no llegar a todo.

-Tienes tres niños, Bruno, Lola y Chloe, ¿qué es lo mejor y lo más difícil de la experiencia de ser mamá?

-Lo mejor, sin duda, son los niños. Los quiero con locura, me llenan de alegría y felicidad, me hacen reír, me sorprenden y además aprendo con ellos cada día. Lo más difícil es aprender a gestionar el entorno de opinólogos y demás mamás que se lanzan a dar consejos, juzgando a veces con comentarios dolorosos sin respetar las decisiones de los demás. Deberíamos apoyarnos, mostrando empatía porque toda opción es válida. Todas somos la mejor madre que podemos para nuestros hijos y cada una tiene unas circunstancias con las que lidiar.

-¿Qué has aprendido durante la crianza de tus niños?

-Que cada niño es diferente y es la mamá la que irá descubriendo lo que le sienta bien y lo que no en el día a día. Pensé que Bruno debía dormir en la cuna obligatoriamente desde el primer día y pasamos un mes de pesadilla. Y al final decidimos hacer colecho, meter a Bruno en la cama con nosotros y tan a gusto. Otra idea preconcebida fue empeñarme en llevar a Bruno en el carrito, pero no le gustaba, así que en cuanto descubrimos la mochila, dejamos el cochecito aparcado en casa.

-¿Cómo te defines como mamá?

-Procuro no ser una mami sobreprotectora, porque no es positivo para los pequeños. Estoy deseando que mis niños crezcan para animarles a que monten en bici, aprendan a nadar, a patinar…Te diría que soy muy mamá oso, porque tengo mucho apego por los niños y me cuesta soltarlos.

- Repostera, bloguera, runner y ahora diseñadora de ropa infantil. ¿Alguien dijo miedo?

-¡Ja, ja, ja! El miedo bloquea y hace que te pierdas cosas estupendas. Disfruto mucho emprendiendo nuevos retos y crear mi propia línea de ropa infantil era una ilusión pendiente y al final me he tirado a la piscina. Los sueños hay que perseguirlos hasta hacerlos realidad. Y si no salen, me quedo con lo aprendido. Para mí la vida es una aventura maravillosa cargada de experiencias para disfrutarla día a día.

-Cuando miras tu vida a largo plazo ¿cómo te imaginas dentro de veinte años?

-¡Uf! ¡Qué difícil! No lo sé. Fíjate, podría estar pasando una temporada en otro país con mi marido y mis niños hasta viviendo en una casa en el campo, en plena naturaleza. Son dos experiencias sobre las que Lucas, mi pareja, y yo hemos hablado más de una vez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Tags
Comentarios

Alma Obregón (repostera y bloguera): «Las madres perfectas con salones ordenados son falsas»