La pareja gallega que fichó la Marvel

SE CONOCIERON EN MALLORCA, viven en Múnich y hacen animación desde Alemania para los grandes de Hollywood. Los efectos especiales de «Maléfica», «Capitán América» y «Falcon» tienen su huella. «Superhéroes habrá para los próximos diez años», aseguran.


Son gallegos. Se conocieron en Mallorca, residen en Múnich y llevan desde el pasado verano trabajando para la próxima película de Marvel. De momento, no pueden revelar de qué se trata, solo que el plan es que el estreno sea en julio, «aunque con el covid se están retrasando las películas», comentan. Esta pareja de animadores de efectos visuales trabajan para Warner, para Marvel, llevan en su currículo éxitos como La viuda negra y participan en la serie de Disney Falcon y el soldado de invierno.

Belén Sousa, de Tui, y Juan Martínez, de Vigo, se buscaron las castañas en Mallorca, donde estudiaron un máster de cine de animación en 3D. Tras formarse, dos profesores del máster montaron su empresa y les contrataron a los dos. Al calor del trabajo en la isla, surgió su relación. «Estuvimos en esa empresa dos años, hasta que cerró. Porque el trabajo que nosotros hacíamos era para una firma canadiense. A esta empresa la compró una compañía india y, con el cambio, nuestro salario iba a bajar muchísimo. Nuestros jefes vieron que no compensaba y decidieron cerrar», cuenta Belén.

Con este panorama, volvieron a Galicia en el 2015 y se pusieron a echar currículos hasta encontrar una nueva oportunidad en un mercado, dicen, en el que hay bastante oferta de empleo. Fue por Internet cómo Belén dio con una empresa alemana que buscaba «justo» un perfil como el suyo, especializado en este tipo de animación. Los efectos especiales de Maléfica tienen su sello y han participado, con menos de 30 años, en taquillazos como Capitán América: Civil War.

«Lo que hacíamos en Mallorca se llamaba rotomotion (un tipo de animación específica para películas en 3D con gafas)», explican. La empresa de Alemania que les fichó buscaba algo muy parecido a eso: «Lo mismo, pero con una parte más creativa». Belén dio el salto al país antes que Juan. Se fue con un contrato de un mes bajo el brazo para trabajar en el final del proyecto Capitán América: Civil War. «Me llamaron muy apurados porque iban súper mal de tiempo. Me dijeron si conocía a alguien más y llamé a Juan. Y se vino para Alemania con un contrato muy corto, solo para quince días-tres semanas». Allí, comenta, en el mundo de las empresas de animación, se suele contratar a la gente por proyecto. Así que en cuanto acabaron con el que les dio la gran oportunidad en Hollywood volvieron a Galicia. Pero al cabo de unos meses, «surgió otra película, Guardianes de la Galaxia 2, también de Marvel». «Así que estuvimos tres meses en casa de vacaciones, con la tranquilidad de saber que nos iban a llamar enseguida para otro proyecto. Desde Guardianes, del 2016, prácticamente vamos a una película o más por año, dos o tres a veces», resumen.

Los primeros dos años en Alemania fueron autónomos. La empresa Trixter los contrataba por proyecto, con un descanso de quince días entre uno y el siguiente, pero hace un par de años que los dos tienen contrato fijo.

«Aquí en Alemania se vive bien. El salario nos da para vivir cómodamente y para ahorrar. Lo que es caro es la vivienda»

¿Es duro vivir en Múnich? «Aquí se vive muy bien. Los ingenieros y los informáticos siempre tienen trabajo y cobran mucho dinero. Nosotros un pelín menos, pero estamos bien. El salario nos da para vivir bien y para ahorrar. Lo que es caro es la vivienda, que está a precios desorbitados. La ciudad es muy limpia y muy tranquila, y tomarte algo te sale más o menos igual que en Madrid o Barcelona. Y en lo nuestro el sueldo es bastante mayor que en esas ciudades», dice Belén.

Allí, donde ahora no hay toque de queda porque la tasa de contagios es menor de 50, van por la calle sin mascarillas, cuentan, «y en este momento están todas las tiendas cerradas, excepto supermercados, farmacias, bancos y lo esencial. Bares y restaurantes solo funcionan sirviendo comida para llevar. En los establecimientos debes llevar mascarilla FFP2 y, en cuanto al contacto social, solo puedes quedar con personas de la misma unidad familiar y una que no lo sea».

Belén estudió Comunicación Audiovisual en Santiago. «Y lo que me hacía más ilusión era llegar a verme en los créditos de alguna película. No lo conseguí haciendo guiones, que era a lo que aspiraba, pero sí haciendo animación», dice. ¿El gran motivo de orgullo de su currículo? «La película de la que guardo mejor recuerdo, quizá por ser la primera, es Capitán América: Civil War. De la película alemana Las crónicas del canguro también estoy muy orgullosa por todo lo que aprendí».

El futuro de la animación está asegurado con todas las plataformas de televisión bajo demanda. «Superhéroes va a haber para los próximos diez años», considera Belén. A ver si nos dan la clave para salir de la pandemia. Necesita poderes especiales, parece, también evitar la fuga de profesionales especializados.

«A veces me preguntan si me gustaría volver a vivir en Galicia... -concluye Belén- ¡Claro que me gustaría! Pero en Galicia no podríamos trabajar para proyectos de Marvel... Profesionalmente, no se puede comparar».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

La pareja gallega que fichó la Marvel