El «Geppetto» argentino que fabrica juguetes en Galicia

Victoria Aluffi y Gustavo Giuditta trasladaron a Arteixo Woow, la marca de juguetes artesanos y cuidadosos con el Medio Ambiente que crearon hace dos años en Argentina


Una casa unifamiliar en el límite entre Arteixo y A Coruña esconde desde hace varios meses una pequeña fábrica artesana de juguetes de madera. Gabriel Giuditta es el Geppetto de esta historia que no podría ser real sin Victoria Aluffi, la otra pata de la división española de Woow, una firma que crearon hace varios años en Argentina y que acaba de cruzar el océano Atlántico. 

La idea de trasladarse a España ya planeaba en sus cabezas hace tiempo pero, como ocurrió en muchos otros planes previstos para el 2020, la pandemia se cruzó en los de esta pareja argentina. Habían negociado el alquiler de la vivienda desde allí, una casa con finca en Meicende, en el municipio de Arteixo, a los pies de la refinería de A Coruña. «La visitó una amiga por nosotros y encajaba perfectamente en lo que estábamos buscando», explica ella. Querían una casa con espacio verde para vivir, pero donde también pudieran desarrollar su proyecto de vida: un taller donde fabricar sus juguetes de madera.

Gabriel los imagina en su mente y después los diseña en el ordenador para finalmente hacerlos realidad en madera. Victoria le ayuda en los acabados, en el empaquetado y se encarga de la promoción y las labores comerciales de la empresa. Se instalaron en Galicia el pasado noviembre y enseguida se pusieron manos a la obra. Tampoco podían hacer mucho más, ni siquiera conocer a fondo el nuevo país donde viven, en medio del estado de alarma y con el confinamiento perimetral; pero es que además, tenían mucho trabajo por delante. 

Objetos sin género

Los juguetes de Woow son artesanía pura. Son con el Medio Ambiente, están basados en enseñanzas alternativas como Waldorf o Montessori y pensados para acompañar a los niños en sus primeros años de aprendizaje. Son sencillos objetos sin género, con los que los más pequeños pueden iniciarse en las matemáticas, mejorar sus habilidades motrices o empezar a dar sus primeros trazos de escritura mientras juegan. Pero además, estos objetos también se utilizan en centros de mayores para trabajar la memoria o la pérdida de habilidades manuales. Eso en cuanto a las pequeños; porque la otra línea de producción de Woow son los correpasillos: vehículos de madera hechos a mano con los que los niños pueden hacer sus primeros metros y que además tienen unos diseños muy atractivos. En total, cuentan con 22 productos que fabrican a pequeña escala y que comparten sencillas líneas, colores primarios, además de las vetas e imperfecciones propias de la madera.

Fabrican con materia prima gallega, de Maderas Ocampo, en Pereiro de Aguiar (Ourense). Y, mientras se dan a conocer en jugueterías y otros comercios, venden sus productos a través de su web y su perfil de Instagram, donde ya tienen seguidores tanto de España como de Europa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El «Geppetto» argentino que fabrica juguetes en Galicia