Teresa Martínez Raamonde, endocrinóloga: «La gente cree que si ganas peso es porque la tiroides no está bien, y no es verdad»

La hormona tiroidea es vital para nuestro organismo, «si falta y no se sustituye, te puedes morir», advierte la especialista. Si bien el hipotiroidismo se trata fácilmente, el hipertiroidismo es más complicado, «no podemos tratar la causa para controlarlo, solo los síntomas», apunta la especialista


Descarta la relación entre la alimentación y un mal funcionamiento de la tiroides, sin embargo, dice que la ausencia total de yodo en la dieta sí que puede llegar a producir un hipotiroidismo. Aunque hay una creencia popular muy extendida sobre el hipotiroidismo y la ganancia de peso, Teresa Martínez Ramonde, jefa de servicio de Endocrinología del Chuac, advierte de que no tienen ninguna base científica. «Solo se produce una ligera ganancia de peso cuando aparece el edema tiroideo», explica la especialista, que a la vez apunta que la mayoría de las personas a las que se le diagnostica hipotiroidismo tienen un peso normal o están delgadas.

-¿La glándula tiroides es clave en nuestro organismo?

-Sí, es una glándula importantísima en el organismo, especialmente en determinados momentos de la vida. Por ejemplo, en el nacimiento, por eso a los recién nacidos se les hace la prueba del talón, porque es la diferencia que hay entre tener un niño con problemas importantes o normal, si se le diagnostica y se le pone la hormona tiroidea desde que nace. Se le hace a todos los niños, porque aunque se da en poquísimas ocasiones, merece la pena hacer una prueba tan simple por captar a aquellos niños a los que les cambia la vida radicalmente. También en el crecimiento, si no hay hormona tiroidea, el niño no crece, ni se desarrolla bien y al llegar a la pubertad no son capaces de hacer sus cambios de desarrollo. O en el embarazo, si no hay, no puede salir adelante… Es fundamental. Fuera de esos momentos donde es más clave, también es muy importante. Si falta hormona tiroidea y no se sustituye, la gente se muere. Hoy en día se diagnostica muy fácilmente porque se le hace la prueba a casi todo el mundo con muchísima frecuencia.

-¿El hipotiroidismo puede estar motivado por carencias nutricionales?

-No, el hipotiroidismo significa que la glándula tiroides deja de producir hormona tiroidea y lo que hay que hacer es dársela desde fuera para que funcione con normalidad. La mayoría de las veces es debido a procesos autoinmunes, pero también puede ser que la tiroides deje de producir bien la hormona. ¿Esto depende de la alimentación? No, a excepción del yodo. Si una persona no toma nada que contenga yodo, la ausencia total de yodo puede llegar a producir un hipotiroidismo. Fuera de eso, porque yo tenga una alimentación de un tipo, coma mejor, coma peor, tome grasa o no la tome, podré tener otros problemas en el organismo, pero no un hipotiroidismo.

-¿El hipotiroidismo engorda?

-No, es una creencia muy popular. «Es que yo debo de tener mal la tiroides porque engordo». Cuando una persona tiene un hipotiroidismo importante, es decir, que la hormona está muy baja, se produce una ligera ganancia de peso porque aparece el edema tiroideo, que desaparece una vez que le das hormona a esa persona. A partir de ahí punto y final, si la persona engorda o deja de engordar ya no tiene nada que ver con la tiroides.

-También se dice mucho que se dan cuenta de que la tiroides no funciona cuando intentan perder peso y no pueden.

-Muchísimo, pero no es cierto, puede darse el caso de una persona que intenta perder peso, no lo consigue y sea porque su tiroides esté mal, pero es excepcional. La mayoría de las veces cuando alguien intenta perder peso y no lo consigue, lo que están ocurriendo son otras cosas.

-¿Por qué la gente relaciona tanto el peso con la tiroides, si no hay estudios que lo avalen?

-El problema es que tradicionalmente, ya hace años, se decía que las mediciones del metabolismo basal eran para ver cómo funcionaba la tiroides, y se relacionaba el hipotiroidismo con la obesidad. Eso fue quedándose, y muchos médicos, no solo la población, han pensado que si ganas peso es porque la tiroides no está bien, y eso no es verdad. Otra cosa es lo contrario, el hipertiroidismo, es decir, que la tiroides produzca hormona tiroidea en exceso, eso sí puede hacer perder peso, de hecho lo hace perder con mucha frecuencia.

-¿Cuál es más peleón?

-El hipertiroidismo es más complicado, da muchos problemas. El hipotiroidismo se soluciona tomando una pastilla y lo único que puede pasar es que se necesite ajustar el tratamiento una vez al año, o con más frecuencia, pero para la mayoría de la gente con una vez es suficiente. El hipertiroidismo es un problema, agrede al corazón, es más irregular, difícil de controlar, además, no podemos tratar la causa para controlarlo definitivamente, solo los síntomas. A veces hay que terminar operando, dándoles yodo radiactivo o planteando soluciones definitivas.

-¿Cuál es el perfil en estas patologías?

-El hipotiroidismo puede aparecer a cualquier edad, mujer u hombre, niño o adulto. Generalmente, y a pesar de lo que la gente pueda pensar, la mayoría de las personas a las que diagnosticamos hipotiroidismo tienen peso normal o están delgadas. A veces les dices: «Tiene un hipotiroidismo». Y te contestan: «¿Pero no había que estar gordo? Yo no lo estoy». El estar gordo y el hipotiroidismo no tienen nada que ver, la pérdida de peso y el hipertiroidismo sí. En la gente joven la causa más frecuente de hipertiroidismo suelen ser procesos autoinmunes, y en la gente mayor suelen ser otras: partes de la glándula que toman el poder y empiezan a trabajar, lo que llamamos adenomas tóxicos, o que varios nódulos se pongan a trabajar a la vez, bocios multinodulares tóxicos.

-¿Los profesionales son reacios a medicar en el caso del hipotiroidismo?

-Noo. Si te falta una hormona, hay que dártela, otra cosa es que a veces se empiezan tratamientos sin que la persona esté hipotiroidea, es decir, cuando la hormona T4 está baja, pero antes de que eso ocurra, la TSH, que es su controlador, la que le dice que tiene que producir más hormona, se empieza a elevar. A veces pequeñas elevaciones de la TSH no se tratan, solo cuando empiezan a estar a partir de un nivel, que normalmente suele ser 10. A partir de ahí lo tratamos, porque estadísticamente las probabilidades de que esa persona termine haciendo un hipotiroidismo son altas. Por debajo de 10 no, porque no se necesita tratamiento. Las pequeñas elevaciones que se producen en la TSH no dan problemas, ni dan problemas en el peso tampoco. Si es una persona que está tomando tratamiento, igual hay que reajustar la hormona, pero para que esté bien, porque si la TSH está elevada puede producir un crecimiento de la glándula, y aparecer un bocio o un crecimiento de nódulos, si esa persona tiene nódulos. Cuando hay un hipotiroidismo no hay ningún profesional que no lo trate, es como si no ves un pimiento y un oftalmólogo se niega a ponerte gafas, sería la misma historia, incluso peor, porque igual ves poco, pero con el hipotiroidismo te puedes morir.

-¿El hipotiroidismo está relacionado con algunas causas de infertilidad?

-Sí, si no tienes la tiroides bien controlada o si tienes hipotiroidismo, con frecuencia puede producir infertilidad, de hecho, es una de las cosas que se miran siempre cuando la gente tiene problemas a la hora de quedarse embarazada. Es reversible, se arregla cuando se pone hormona tiroidea.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Teresa Martínez Raamonde, endocrinóloga: «La gente cree que si ganas peso es porque la tiroides no está bien, y no es verdad»