Juan Lamas: «Muchos chavales en Galicia hacen apuestas deportivas y sus padres lo consienten»

YES

Juan Lamas, director técnico de Fejar y director terapéutico de Agaja

El perfil del jugador de azar ha pasado de los 45 años a los 25, apunta el experto, que asegura que «se está normalizando la actividad sin advertir de las consecuencias que tiene»

23 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Director terapéutico de la Asociación Gallega de Jugadores Anónimos (Agaja) y director técnico de la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (Fejar), Juan Lamas recibe a un perfil del jugador cada vez más joven: «Lo que más nos encontramos son jóvenes que hacen apuestas deportivas o practican el juego online», dice el especialista, que achaca a su normalización parte de la culpa: «Si Cristiano Ronaldo está jugando al póker, lógicamente mi hijo de 18 años puede sentir la curiosidad de acercarse». El experto avanza otra nueva dependencia que amenaza a los niños: «Los videojuegos están a la puerta de que la Asociación de Psiquiatría los diagnostique como una adicción».

-¿El encierro en casa y el acceso permanente al móvil abren la puerta a los jóvenes a las apuestas deportivas?

-Desde la aparición del juego online hay un incremento de usuarios constante que está reflejado en los informes de la Dirección General de Ordenación del Juego. Eso no quiere decir que tengan una edad determinada ni un problema patológico, sino que son usuarios que van aumentando gradualmente. En estos momentos hay un millón setecientas mil cuentas activas mensuales en los operadores de juego online. Durante el confinamiento hay una circunstancia extraña que analizamos en la Federación Española, que es el tema de que se cerraron los salones de apuestas, y eso se correspondió con que se suprimieron las competiciones, con lo cual las apuestas en la primera etapa del estado de alarma no existían, ni off line ni online. A partir de ahí hubo un aumento de usuarios, pero sobre todo un desplazamiento de las apuestas deportivas, que ocupan el 60 % del juego on line competencia del Estado y se redujeron casi a cero. En cambio, aumentó el póker, el black jack, el juego de casino, las slot... Con la desescalada volvieron a abrir las apuestas y los salones con los límites oportunos, y la gente se volvió a ubicar en el juego que practicaba. Te estoy hablando de usuarios de juego, no de personas con problemas.