Héctor Ruiz, investigador: «Ignorar las distracciones es algo que agota a tu cerebro»

YES

La memoria no es un almacén donde cualquier conocimiento entra del mismo modo. Ese es el punto de partida de «Aprendiendo a aprender», el libro que explora cómo la información se retiene y se desecha en nuestra cabeza

05 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Entendiendo cómo funciona el cerebro por dentro se puede comprender mejor el aprendizaje. El biólogo e investigador en los campos de la psicología cognitiva de la memoria y el aprendizaje Héctor Martín lo ha plasmado en Aprendiendo a aprender (Vergara), un manual que pretende precisamente mejorar la capacidad de asimilar conocimiento, descubriendo todo el complejo engranaje que existe en nuestras cabezas.

-¿Uno nace inteligente o se hace? ¿Si yo me esfuerzo puedo serlo más o me tengo que conformar con lo que soy?

-Actualmente, hay un consenso en la comunidad científica de que estaríamos en un 50 % de un lado y un 50 % del otro. Hay una parte innata y biológica que es innegable. La otra es ambiental. Ocurre lo mismo con la inmensa mayoría de las habilidades.

-¿Es cierto el mito de que el cerebro es un músculo y, como tal, hay que ejercitarlo para que funcione mejor?

-Eso es un mito que tenemos proyectado, sobre todo en la memoria. La gente piensa que, si hace ejercicios de memorizar cosas, luego será más capaz de aprender cualquier otra cosa. Y la memoria no funciona así. La memoria son cientos de miles de millones de músculos. Cada uno de ellos lo ejercitas cuando aprendes acerca de algo. Cuanto más aprendes sobre algo más capacidad tienes de aprender cosas relacionadas con ello. ¿Por qué? Nuestra memoria no opera como un almacén que puede guardar todo tipo de información con la misma facilidad, como si fueran bultos. Al contrario, discrimina la información en función de si la puede relacionar o no con conocimientos que ya contiene. Por ejemplo, si yo estudio mucha biología eso no me va a dar ventaja para estudiar derecho romano. En cambio, sí que me va a hacer más fácil aprender luego cosas de medicina.

No podemos estar evitándole todas las frustraciones a los niños

-Hace años estaban de moda los personajes que memorizaban grandes secuencias de números. ¿Eso no sirve para ejercitar la memoria?

-Una cosa es que desarrolles estrategias de memorización que, luego, sí te pueden servir para otro ámbito. Pero me gusta mucho que comentes eso. Hay un buen ejemplo de que la memoria no la puedes ejercitar de manera general. Se trata de un estudio de 1980 de un investigador muy famoso, Ericson. Entrenó a un estudiante de su universidad para que fuera capaz de recordar hasta 79 dígitos al azar. Y lo conseguía. Pero, si en vez de números, usabas 10 letras recordaba las mismas que yo, unas 7 u 8. La memoria no es ese músculo general que sirve para memorizar todo, sino que está condicionada.

-Hace poco se difundió la noticia de que el cociente intelectual de la población general había descendido por primera vez desde que se mide. Se señalaba a la tecnología. ¿Tiene fundamento?