Mario Vaquerizo: ¿Es ser tradicional decir que soy creyente y que me encanta ir a comulgar?

YES

Diego Lafuente

«Lo que opinen los demás está de más», esta es la verdadera fe de este «showman» que se declara fiel a sí mismo, con «incontinencia verbal», un lado «intenso» y que practica el vive y deja vivir. Sin pelos en la lengua y con gran honestidad, así se presenta Mario

07 nov 2020 . Actualizado a las 17:48 h.

Mario atiende la llamada en su casa de Madrid mientras apura la comida. Es miércoles y no son horas de llamar a nadie a casa en plena sobremesa, pero él coge el teléfono sin acritud, todo lo contrario. Con la misma profesionalidad que hace de profesor de Historia en Audible -la plataforma de Amazon de audiolibros y pódcast- o se planta en el escenario del teatro Calderón en Madrid para hacer La última tourné. Porque como bien dice hay que ser profesional «para todo en la vida. Hasta para ser marido hay que ser profesional y también para ser amigo». Así que «dispara, cariño, y vamos ya a por ello», que el tiempo es oro.

-Te conviertes en profesor en «La Historia con Mario» en Audible. ¿Cómo surgió la idea? Es genial...

-La idea no es mía, ¡eh! Es de Amazon Audible, que recogió un poco mi petición de querer hacer un pódcast y yo después me abrí a lo que me propusieron. Soy el mánager de Alaska y tuve la primera reunión con ellos para el pódcast que hace ella también en Audible, Gen Dro. Y como no tengo vergüenza, tengo incontinencia verbal y ese mundo me gusta mucho porque está muy relacionado con el mundo radiofónico, pues me ofrecí. Y me dijeron que si me gustaría contar la Historia de España para los alumnos que estén estudiando Segundo de Bachillerato. Y yo dije: «¡Me encanta!».

-Habrá llevado su tiempo...

-Sí, me he pasado todo el verano haciendo estos pódcast porque no era fácil. Por un lado querían tener al profesor Vaquerizo. ¿Y eso qué significa? Pues tener un profesor con personalidad, pero Mario Vaquerizo no es historiador, entonces le dimos forma, cogimos a un buen equipo de guionistas y a un director que es Juan Morali, que me ha dirigido como nunca, y¿qué ha pasado? Que me lo he pasado genial, que he vuelto a redescubrir cosas de la historia que sabía, pero que volvieron otra vez a mi cabeza y, después, que he aprendido a saber hablar en público, porque he tenido muchos problemas de dicción. Con lo cual, ¿qué quieres que te diga? Un lujo.