Mabel Lozano: «El porno incita a las manadas»

YES

XOÁN CARLOS GIL

La productora desnuda un negocio que mueve millones diarios en «PornoXplotación», con testimonios reales en primera persona. «Es difícil hablar de pornografía sin hablar de prostitución, y es difícil hablar de prostitución sin hablar de trata», afirma

06 nov 2020 . Actualizado a las 12:57 h.

Tras romper el silencio sobre el negocio millonario mundial de la trata de blancas con el testimonio de un proxeneta arrepentido, la productora y directora Mabel Lozano vuelve a agujerearnos con una bofetada de realidad, con su denuncia de prácticas y efectos comunes en el mundo de la pornografía 2.0. No es teoría, sino un despliegue de testimonios crudos reales que conmocionan. «La pornografía es un virus social, un virus que muta a una velocidad enorme gracias a las tecnologías», asegura la escritora, que ve entre los efectos secundarios del covid un mayor riesgo de explotación sexual. Hay, según Lozano, un perfil de proxeneta y también otro común de víctima (mujer, niña o adolescente, en un contexto de pobreza o vulnerabilidad económica o afectiva). Y se van definiendo en el PornoXplotación, fruto de cuatro años de trabajo llevado a cabo por Lozano junto al policía, experto en la lucha contra la trata y explotación y máster en ciberdelincuencia Pablo J. Conellie.

-Es un ejercicio de coraje sacar a la luz testimonios como el de Halyna, esa chica que llegó del Este, Diana, que se ve llevada sin saber cómo a su primer «bukkake», la adolescente Paula, carne de cañón para el deprededador «online», o el adicto al sexo Antonio. ¿Tenemos este tipos de realidades veladas, para no ver toda la sordidez que hay? ¿Estos testimonios revelan la realidad común de la pornografía?