Joaquín Reyes: «Miguel Bosé sería hoy el primero en mis parodias»

YES

LHueda

El cómico también lucha contra la pandemia. Tras recogerse en marzo e interrumpir su espectáculo «Festejen la broma», ha vuelto a los escenarios con este alocado monólogo. En diciembre le toca A Coruña y Narón, y en enero, Vigo y Santiago

31 oct 2020 . Actualizado a las 11:11 h.

Cualquier momento es bueno para entrevistar a Joaquín Reyes (Albacete, 1974), más aún este año, donde la pandemia ha borrado la sonrisa de nuestros rostros y el mensaje de los cómicos se hace más urgente. Joaquín es uno de esos enfermeros del alma que seguía haciendo reír y reflexionar desde los escenarios cuando en marzo se apagaron las luces y se cerraron las puertas de los teatros. El cartel de su último espectáculo interruptus se titula «Festejen la broma», con la que desembarcará en Galicia en mes y medio. Será el 12 de diciembre en A Coruña y el 13 en Narón y enero en Vigo y Santiago (días 8 y 9), aunque está por ver qué grado de ocupación tendrán los teatros para entonces. Tras la primera oleada, Joaquín Reyes, el padre de glorias televisivas como La Hora Chanante y Muchachada Nui, ha asomado a los medios de comunicación para promocionar este monólogo «90 % inédito» en el que también hace de pésimo ventrílocuo. Pero Reyes es humor en sí mismo. Sus intervenciones en televisión para promocionar Festejen la broma son como el tráiler excitante de una película. Cuando Reyes aparece pasan cosas como la de El Hormiguero, donde el presentador le invitó a atender la llamada a un teléfono anónimo con la pregunta «¿Sabe usted qué es lo que quiero?» y ofrecer 6.000 euros si daba la respuesta correcta. Pero el cómico y Pablo Motos se encontraron con una mujer que espetó que ni le gustaba El Hormiguero ni quería tanto dinero. Ese minuto se hizo tan viral como el covid. Decidí empezar la entrevista espetando la misma pregunta al cómico manchego.

-Buenas tardes, ¿sabe usted qué es lo que quiero?

-Quiero la tarjeta del Hormiguero, ¡quiero la tarjeta del Hormiguero!

-¿Pero 6.000 euros es mucha pasta?

-No las quiero, no las quiero, sois imbéciles. No me gusta El Hormiguerooooor.