Marina Blanco Aparicio, neumóloga: «No sé cómo aún se admiten las mascarillas de tela»

La doctora alerta de las infecciones y otras enfermedades que podemos sufrir por llevar una mascarilla sucia y rechaza aquellas que no son quirúrgicas o higiénicas: «El colmo ya es que te las regalen por un cumpleaños»


Redacción / La Voz

La especialista en neumología está asombrada de cómo ha primado más la moda que la salud en el tema de las mascarillas, «el logo, la forma o el color no te van a proteger de nada», asegura. La doctora pone el foco en las de tela porque más allá de que estén homologadas, deberían lavarse todos los días a 60 grados en la lavadora para que cumplan bien su función. «Dudo que mucha gente lo haga», advierte quien entiende que detrás hay por supuesto un tema de coste. 

-¿Cómo nos puede afectar respirar toda la porquería que queda en la mascarilla?

-La mascarilla, para que conserve la función para la que la utilizamos, que es la de filtrar, tiene que estar limpia. Y por eso se recomienda limitar las hora de su uso. Si tiene polvo, restos de maquillaje, o suciedad del ambiente satura el filtro y disminuye la eficacia. Y además se pueden acumular gérmenes y ser el vehículo de otras infecciones. Es verdad que de momento no se hicieron estudios para cultivar las mascarillas y saber qué bacterias tienen.

-¿Qué infecciones podemos llegar a tener por un mal uso de la mascarilla?

-Te puede quedar depositado el propio virus del covid-19, entre otra cosas. Puedes también coger otros virus e incluso por bacterias del ambiente que se depositan en ella. Cualquier infección en el tracto respiratorio.

-Además, podemos ponerla en un bolso, dentro de un bolsillo, encima de una mesa...

-Claro, es que la mascarilla se puede ensuciar en cualquier sitio, por eso hay que usarla para lo que es: un filtro que tiene que estar limpio para que funcione. A la hora de guardarla aconsejamos meterla dentro de una bolsa, doblarla con la parte donde depositamos el aliento hacia adentro y lo que sí está claro, que se ve microscópicamente con las pantallas, es que se forma un cerco sucio. El aire que expulsamos va obturando la mascarilla.

-Hueles tu propio aliento.

-Sí, recircula. De hecho, he visto alguna información en que la gente apunta que la mascarilla le da mal aliento. No es la mascarilla, es que estás reinhalando una parte de tu aliento, que en otras condiciones lo expulsarías.

-¿Nos puede dar sed?

-Bueno, sí. Vamos a ver: la mascarilla es incómoda, eso es indiscutible. Hay que usarla porque es la herramienta más potente que tenemos ahora. Da sequedad, hay personas con muchos problemas dermatológicos (como rosáceas), la gente con gafas como yo la sufrimos como un horror. Pero está claro que hay que usarla, así que aun reconociendo sus incomodidades, hay que emplearla.

-¿Hay que cambiar las quirúrgicas cada cuatro horas?

-Es lo recomendable, pero a mí no me preocupa tanto la mascarilla quirúrgica. Porque quienes la llevan, de entrada se supone que están más concienciados. Me preocupa muchísimo más la gente que veo con mascarillas de tela variopinta, multicolores, multiformas. Yo siempre lo he pensado, desde el inicio de la pandemia: es imposible que todas esas mascarillas estén homologadas. La quirúrgica ya no es reutilizable, pero la de tela lo es si se lava a diario en unas condiciones de 60 grados de temperatura. No es mojarla. Dudo yo que todas estén homologadas y todas estén bajo las condiciones que se necesitan. Hay que darles un lavado a conciencia, se aconseja en lavadora y a 60 grados.

«La quirúrgica ya no es reutilizable, pero la de tela lo es si se lava a diario en unas condiciones de 60 grados de temperatura»

-Ya en los hospitales no dejan entrar con las de tela.

-Sí, recomendamos la quirúrgica o la higiénica, que es de un material similar. Lo ideal es no reutilizarlas. Además con el uso van perdiendo eficacia. Entiendo que en el fondo lo que hay es un problema de coste. Usar una mascarilla quirúrgica siguiendo las pautas que aconsejamos es un presupuesto nada despreciable. Por lo menos, que la gente lleve una quirúrgica por día, pero las de tela yo no sé cómo se admiten, francamente. Las habrá homologadas, con el filtro, pero estoy segura de que la mayoría son telas. Toda la gente se puso a hacer mascarillas en casa, pero eso no está homologado. Están hechas de retales que quedaron por ahí...

-Y luego está el tema de la moda.

-Sí, la gente prefiere llevar una mascarilla con el logo... Hay que decirles que el logo no protege. Ni el color, no hace falta que vayas conjuntada, el virus no entiende de moda.

- Hay gente que usa la misma de tela todos los días.

-Sí, y yo no creo que la laven. Así no vale de nada. Yo me quedé pasmada el otro día cuando oí: ‘No, es que era mi cumpleaños y me regalaron una mascarilla'. Hombre, si ya se convierte en un regalo es que se va a acabar regalando una mascarilla con un diamante, otra con apliques de plata. La finalidad es protegernos. Guapos no vamos a estar, así que mejor estar sanos.

-Algunas personas lavan las de tela a mano y le pasan la plancha para darle calor y así creen que matan todos los bichos, ¿qué opinas?

-Que las autoridades no hablan de nada de eso. Dicen que hay que lavarla en lavadora a 60 grados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
68 votos
Comentarios

Marina Blanco Aparicio, neumóloga: «No sé cómo aún se admiten las mascarillas de tela»