Curro Cañete: «Cuando te aferras a lo que ya pasó, a un trabajo o a una pareja, te pierdes los regalos del presente»

En su anterior libro, el escritor y coach nos enseñó a tener confianza. Ahora vuelve con un nuevo manual donde aprenderemos las claves para ser felices


Ahora te toca ser feliz es el nuevo y sugerente título de Curro Cañete, que da las claves de cómo lograrlo. «Cuando cambias tu manera de pensar, estás cambiando tu vida», asegura el escritor, que también apunta el verdadero motivo por el que muchos no lo consiguen: «Sí, muchas personas son ellas mismas las que boicotean su felicidad, porque no se quieren, ni se aceptan, con sus fortalezas y debilidades, y ese es el primer paso para sentirte bien contigo mismo».

-Regresas con tu nuevo libro «Ahora te toca ser feliz». ¿Por dónde empezamos?

-Primero, teniendo una actitud positiva ante la vida y después mirando hacia dentro y plantenteándotee: ¿quién quieres ser? ¿Cómo te gustaría que fuera tu vida? Para a continuación, llevar a cabo los siguientes pasos: Decidir. ¿Qué sueños quieres hacer realidad? Crear. Debes confiar en que lograrás lo que deseas. Hacer. Entras en acción ajustando el foco con mucha perseverancia. Mantener. No olvides mantener el entusiasmo y la ilusión una vez conquistes tus sueños, si no se desvanecerán.

-¿En qué consiste ser feliz para ti?

-La felicidad es estar consciente en el hoy, viviendo en el presente, amando, respetándote y valorándote. Cuando vives con ilusión y entusiasmo, cuando afrontas las dificultades con decisión y valentía, te sientes bien y se te nota. En cambio, cuando la desgana, la tristeza y el enfado inundan tus días y los malos momentos se multiplican, algo está fallando y debes pararte, con el fin de reencontrar el sentido de tu vida.

-A veces, hay que tomar decisiones difíciles para lograr la felicidad y eso a muchas personas las frena.

-Efectivamente. La valentía, el optimismo y la honestidad van de la mano de la felicidad. En la vida hay que arriesgarse, cada uno debe enfrentarse a sus miedos para poder lograr sus sueños. Si te aferras a lo que ya pasó, un trabajo, una pareja, te pierdes los regalos que la vida tiene para ti en el presente. La clave es pensar que todo, hasta el dolor, también pasará.

-Otro enemigo del siglo XXI es la frustración. ¿Cómo aprendemos a convivir con ella?

-Con aceptación. Solo aceptándonos a nosotros mismos, con nuestras fortalezas y debilidades y aceptando también las reglas de la vida, no se alterará nuestra paz interior y viviremos en calma y con bienestar. Si creamos resistencias y nos enfrentamos una y otra vez a algo que no toleramos, esto nos provocará mucho malestar y nos restará energías.

-¿Qué podemos hacer en nuestro día a día para tener serenidad?

-Entrenar nuestra mente y cuidar nuestro diálogo interior. Cada día es necesario que nos recordemos que somos valiosos, que somos guapos, que somos especiales y que podemos sacar adelante nuestras vidas y ser felices. Cuando cambias tu manera de pensar, estás cambiando tu vida.

-Nos aconsejas convertir la soledad en una gran aliada del día a día. ¿A qué te refieres?

-A que aprendamos a reservar cada día tiempo para nosotros. Para estar a solas contigo mismo, meditando con los ojos cerrados, observando cómo te sientes, recordando tus sueños y diciéndote palabras bonitas sobre ti mismo; agradeciendo también el hecho de vivir, de compartir momentos bonitos con tu pareja o familia o de poder seguir aprendiendo

-Insistes en la importancia de querernos y respetarnos a nosotros mismos.

-Sí, muchas personas son ellas mismos las que boicotean su felicidad, porque no se quieren, ni se aceptan, con sus fortalezas y debilidades, y ese es el primer paso para sentirte bien contigo mismo. Ya sabes, quiérete mucho, no lo olvides.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Curro Cañete: «Cuando te aferras a lo que ya pasó, a un trabajo o a una pareja, te pierdes los regalos del presente»