Desfiles sobre-naturales

CAMPOS DE TRIGO o bosques encantados. Los espacios abiertos y naturales son los escenarios para la nueva era de las semanas de la moda de septiembre, una mezcla de lo virtual y lo presencial al aire libre


Recuerdo cuando en el 2015 una idea casi apocalíptica se apoderó del mundo de la moda: los desfiles, divididos en dos temporadas, primavera-verano y otoño-invierno, estaban en peligro de extinción. Era el momento del «see now, buy now», de la compra rápida e impulsiva. Ese desenfreno de tener al instante lo visto en las pasarelas no paró el calendario de las semanas de la moda: Nueva York, Londres, Milán y París (por ese orden) mantuvieron sus dos citas de febrero y marzo. Este es el primer mes de semanas de la moda poscovid, y los diseñadores se han lanzado al monte, literalmente, para salir a flote y enseñar sus nuevas colecciones. Uno de los primeros en adivinar que desfilar en la naturaleza era rentable fue Simon Porte Jacquemus: montó una pasarela para la historia en el medio de los campos de trigo de Val-d'Osie, con un grupo reducido de invitados separados y escondidos entre la hierba.

Burberry, a la cabeza de las innovaciones, tomó nota de que lo natural mola, y se llevó también sus desfiles al bosque. Y otros, como Christian Siriano, armaron el desfile en el jardín de su propia casa. Siriano, con la ayuda de su amiga, y vecina, Sarah Jessica Parker. Nada menos. Y en Milán, Sunnei se lanzó literalmente a una piscina vacía para usarla como pasarela. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Desfiles sobre-naturales