Mariam Hernández: «El papel de madre es el más bonito y exigente que he hecho»

La actriz vive la vida surfeándola y está abonada a la comedia. Para prueba su último estreno, «Superagente Makey». «Tiro mucho del humor para afrontar las experiencias difíciles», asegura


Le encantan los retos y ponerse a prueba, porque así carga las pilas: «Es la mejor forma de enriquecerse a nivel personal y llegar a otros personajes, aunque al principio me impone mucho». Como buena Tauro que es, Mariam Hernández (Fuerteventura, 1983), se confiesa ordenada y le gusta tener todo bajo control, pero «no soy de armas tomar».

-Este verano has estrenado «Superagente Makey». Las risas están aseguradas.

-¡Sí! Con esta panda de gamberros seguro. Es una peli muy divertida, perfecta para verla en familia pasando un buen rato y evadirse un poco de la situación tan dramática que estamos viviendo. Yo tiro mucho del humor para afrontar las experiencias difíciles. La risa en estos tiempos es supernecesaria, nos hace sentirnos mejor. Hacer comedia me encanta.

-Interpretas a la inspectora Bonet, una mujer con muy malas pulgas y muy estricta en su trabajo. ¿Se te ha pegado algo?

-¡Ja, ja, ja! Espero que no, porque menuda es. Tiene muy mala leche, es muy exigente con su equipo, superperfeccionista y todo lo lleva al milímetro. Yo no soy para nada así. Como buena Tauro, me gusta el orden y tenerlo todo bajo control, pero no soy de armas tomar.

-Algo bueno tendrá que tener, ¿no?

-Por supuesto. Me quedo con su valentía y arrojo, con el hecho de haber podido hacerse un hueco en un mundo de hombres y hacerse respetar, con capacidad de mando, que no es fácil.

-¿Cómo fue lo de llevar el uniforme de policía?

-Lo de vestirme de policía, coger una pistola y rodar las secuencias de acción me encantó, y me divertí mucho. Pero esta película la hice estando ya embarazada de tres meses y fue un rodaje intenso, porque tuve muchas náuseas y me sentía muy incómoda la mayor parte de los días. Menos mal que todo el equipo me mimó mucho y me lo puso muy fácil.

-Has estrenado también «Hasta que la boda nos separe». ¿Lo tuyo es la comedia o te gusta cambiar?

-La comedia me gusta mucho y claro, es muy agradecida, pero me encantaría hacer drama, porque es un trabajo menos obvio, más íntimo, te obliga a mirar hacia dentro y además exige una mayor carga emocional.

-Hablando de retos. Hace unos semana colgabas una publicación en Instagram sobre la decisión de ser madre soltera.

-Pues sí. Lo hice por apoyar a otras mujeres que estuvieran en la misma situación que la mía y que tuvieran deseos de tener un hijo. Quería infundirles ánimo y apoyo.

-¿Cómo estás viviendo el papel de mamá?

-¡Uf! Es el papel más bonito y también el más exigente y agotador. Te enriquece tanto y aprendes a diario. Estoy feliz con mi niña.

-Dices que la vida es como surfear.

-Sí. Porque a veces en la vida no salen las cosas como uno quiere, y cuando la ola te tira, aunque cueste, hay que levantarse y ponerse a remar, tirando adelante, buscando apoyos y con paciencia. Y cuando te vienen varias olas seguidas, hay que saborearlas con intensidad plenamente. La vida es así, con momentos dulces y también difíciles.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Mariam Hernández: «El papel de madre es el más bonito y exigente que he hecho»