Bolsos para ir del ganchillo

Hechos a mano con materiales reciclados y en colores de pastel. Los bolsos de calceta relegan a los capazos como las nuevas cestas de verano


Volver a lo de antes. La moda se fija en los tradicional. Ahí están las redeiras de Corme exportando al mundo sus bolsos hechos con las nasas de los pescadores. Hay más complementos fabricados a mano que se están volviendo virales este verano. Entre ellos, uno con un punto muy artesano: los bolsos de crochet. Calcetados como hacían las abuelas, pero ahora con materiales reciclados. Pequeños monederos con asas de colores pastel que invitan a pensar en la naturaleza, en días de paseos por el campo y en puestas de sol con cielos rosas (y si puede ser sentadas en algunos de los columpios gallegos más instagrameables).

«Aprendí a calcetar por mi madre, que lleva haciéndolo toda la vida. Empecé los bolsos, porque bueno, yo antes estaba trabajando en Madrid y con todo el tema del covid me quedé sin trabajo. Me volví a Vigo y empecé a hacerlos para mí. ¡Gustaron mucho y decidí probar!», cuenta Valeria Ferrán, creadora de Lalismo, la expresión del amor por lo hecho a mano con sus bolsos de calceta. Los hace todos ella con trapillo, un hilo hecho a base de materiales reciclados: «Me gusta mucho porque en realidad son restos de producción, es decir, le das una segunda vida a la ropa. Es algo que no tiran, y para mí que sea sostenible también es importante».

También tienen una segunda vida los mini bolsos de hilo que fabrica otra gallega, Dakota Lean. De algodón, están hechos con materiales recuperados de antiguos muestrarios. En tamaño mini, son perfectos para guardar el móvil y tenerlo siempre a mano para inmortalizar puestas de sol. O los modelos de Croixet, que su creadora, Andrea Boix, aprendió a calcetar con su abuela.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Bolsos para ir del ganchillo