El clan detrás de Chiara Ferragni

YES

ETTORE FERRARI| Efe

Marca italiana. Su magnetismo no conoce límites. Tras alentar al confinamiento, quiere salvar al turismo. Con ella va toda la familia. Chiara es un imán que arrastra a los Ferragni, que se nutren al completo del tirón de la «influencer»

28 jun 2020 . Actualizado a las 09:50 h.

La de Chiara Ferragni (Cremona, 1987) no es una historia de moda ni de modas. Tampoco de redes sociales ni Instagram. La it girl es un caso de éxito empresarial que se estudia en la universidad estadounidense de Harvard. Con más de 20 millones de seguidores, es la influencer más importante del mundo según la revista Forbes.

Como sugiere el nombre del blog con el que empezó en el 2009 escribiendo sobre ropa, The Blonde Salad, todo lo que toca se convierte en oro. Su influencia ha sido capaz de recaudar en tiempo récord tres millones de euros para el Hospital San Raffaele de Milán. Solo hicieron falta 24 horas después de que lanzase su petición y de que anunciase que había donado 100.000 euros. Ahora es el sector turístico de Italia, fuertemente golpeado por la crisis sanitaria provocada por el covid-19, el que tiene las esperanzas puestas en el magnetismo de la empresaria. Una tarea para la que Chiarotta, como la llama su madre, no está sola.

LA FAMIGLIA

Como buena italiana, la familia tiene un papel protagonista en su imperio. Sus hermanas pequeñas, Valentina (3,4 millones de seguidores en Instagram) y Francesca, la mediana de las tres y dentista (1 millón de seguidores) tienen sus campañas propias dentro de la empresa que Chiara dirige. También su madre, Marina Di Guardo. De origen siciliano y extrabajadora de la industria de la moda de Milán, se ha reconvertido en escritora de novela negra con el capote que supone el gancho de su hija. El padre, el dentista Marco Ferragni, tiene un perfil público más bajo. Sus followers superan los 100.000.