Estos gallegos son la élite del cine de acción

Son los especialistas. Si lo que necesitas es un ejército, no llames al Equipo A, porque este grupo de gallegos te sacarán de todos los apuros que imagines. Y les quedará de película


Déjaselo a los especialistas. Sobre todo, si implica armas, vértigo y ejércitos. Ellos saben lo que hacen. Cuando escuchan «¡Acción!» lo toman con el doble sentido. Y no se detienen hasta conseguir que te quedes enganchado. Misión cumplida.

Si para tener la protección del Equipo A había que hacerse de rogar (« Si usted tiene algún problema y se los encuentra quizá pueda contratarlos»), para disponer de la élite del cine de acción solo hace falta ponerse en contacto con Tactical Image Solutions.

La primera empresa española que profesionaliza la acción dentro de una producción audiovisual al nivel de Hollywood es gallega y está formada por un grupo tan heterogéneo que es capaz de diseñar cualquier actividad relacionada con los cuerpos de seguridad de cualquier Estado del mundo y de cualquier época (las recreaciones históricas son uno de sus puntos fuertes). Una decena de gallegos (y de gallegas, en un sector en el que la participación de las mujeres era residual hasta que llegaron ellos), entre los que se encuentran militares y exmilitares, tiradores olímpicos, arqueólogos, abogados... que proyectan en Tactical Image Solutions sus pasiones más atípicas.

Juan Manuel Fuentefría es una de las almas mater del proyecto. Siempre sintió querencia por las artes actorales, pero es militar de profesión desde que cumplió la mayoría de edad. «Solo he conjugado ambas cosas», dice. «Esto es totalmente vocacional. Si no te gusta, no lo soportas. La presión es constante, con muchas horas de producción, pero también de trabajo físico... Debes ser un apasionado de las armas, de los deportes de riesgo y de la acción», resume. «Esta profesión no la eliges tú. Te elige ella a ti. Llevas muchos golpes, pero también emocionales. Debemos vencer nuestros miedos porque trabajamos con ellos, desde los más simples, como las alturas, hasta otros como las explosiones o el fuego», relata. «El entrenamiento mental va en el oficio. No necesitamos hasta el momento ayuda externa en ese sentido, porque nos autogestionamos bien. Siempre estamos pendientes unos de los otros», describe mientras destaca: «Esos dos minutos de acción que se ven en la pantalla llevan un trabajo superlativo de horas de entrenamiento, planificación, producción, formación de personal y ensayos». Fuentefría cree que la preparación minuciosa minimiza el riesgo.

Coincide en ello Alberto Rama, CEO y coordinador de acción. «Todo tiene que estar controlado, debemos generar ese entorno. Los especialistas tenemos mentalidad de cobardes. Si no es seguro, no lo hacemos. Porque mañana tenemos que hacer más escenas y repetirlas muchas veces. Y si no es seguro, solo harás esa y nada más», argumenta. «La percepción de nuestro trabajo es que lo puede hacer cualquier figurante, pero esto no es llamar a un tío y que se pegue. Lo nuestro es asesorar todo lo relacionado con la acción, desde el diseño, la implementación dentro del guion hasta la formación de actores», dice, «para que quede lo más real posible, que los colectivos de fuerzas de seguridad se vean bien proyectados y no haya fallos garrafales como agarrar mal un arma, algo que siempre les acaba sentando mal. Aconsejamos a la dirección dejando amplio campo artístico».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Estos gallegos son la élite del cine de acción