Vacaciones en un velero desinfectado


Lo de viajar lejos este verano se presenta complicado. Por eso muchas empresas están reorientando la temporada para adaptarse a la situación actual. Por ejemplo, una central de reservas náuticas con sede en A Coruña que ofrece la posibilidad de alquilar barcos con o sin patrón, totalmente desinfectados y con medidas de seguridad diferentes. «Llegamos a acuerdos con los armadores para que solo puedan ir familias o grupos de amigos aunque no completen las plazas. No vamos a permitir que vayan, por ejemplo, tres miembros de una misma familia y, como el velero es de ocho plazas, meter a otras cinco personas desconocidas. Antes se alquilaba plaza a plaza, pero ahora no. Solo compartirían el barco con el patrón», explica Ana Veiga. Hace seis años que creó con una socia, Ana Cristina Vega, la empresa Viento Aparente, dedicada al chárter náutico en España y en el resto del mundo. Pero el 2020 no va a ser el de las aguas de Grecia, Cerdeña, Croacia o Baleares, por citar algunos de los destinos más demandados. «Este verano nos centramos en el mercado nacional y en especial en las Rías Baixas. Promocionamos el turismo interior y cómodo. Un desplazamiento corto al puerto de salida y ya está. Se cumple con la norma del distanciamiento social y los clientes se encuentran en un entorno seguro libres de compañeros de viaje ajenos a su entorno habitual. Los barcos se desinfectan por completo siguiendo los criterios de las autoridades, hacemos control de temperatura de tripulación y viajeros, y se puede alquilar con media pensión para apenas bajar a tierra», explica. Todo muy higiénico y bucólico pero… ¿A cuánto salen las vacaciones por aguas gallegas?

EL CAMINO NÁUTICO

Alquilar el barco una semana sin patrón (se supone que alguien cuenta con la titulación y experiencia para llevarlo) sale en 1.690 euros la semana. De sábado a sábado y para cuatro personas con la posibilidad de meter alguna más en el salón. «Al precio hay que añadir el pago de la limpieza final del barco, el combustible consumido…», apunta. La otra opción es llevar a cabo alguno de los viajes cerrados que ofertan en su catálogo. Por ejemplo, el Camino de Santiago náutico desde Baiona (con posibilidad de salir de Viana do Castelo) a Padrón con una caminata final a Compostela. Otra posibilidad es recorrer las Rías Baixas partiendo de Vilagarcía. Visitar las Cíes, Ons, Sálvora… Suena bien. «Para nosotros es el segundo Caribe. Aquí tenemos cosas maravillosas. De hecho, mi socia y yo nos conocimos en las Rías Baixas», asegura. Pues seis días con cinco noches por el Caribe de Galicia sale a 730 euros por persona en una embarcación para un mínimo de cuatro viajeros. «Este precio incluye el salario del patrón, el desayuno, la comida, las visitas guiadas, los fondeos, el combustible, la limpieza… Solo se tendrían que encargar de la cena, o bien en el propio velero o en un local de la zona donde se encuentren. Hemos incluido más servicios para hacerlo más atractivo y siempre siguiendo todas las medidas de higiene», insiste la experta. ¿Se animan? Dicen que el año pasado los barcos estuvieron llenos julio y agosto, y este año creen que este tipo de turismo va a despuntar, dadas las circunstancias excepcionales que nos toca vivir. «La gente está preguntando mucho. Hay interés porque lo ven como una forma segura de viajar. Y en la mayoría de los casos es más barato alquilar un barco para una semana que el precio de un hotel de vacaciones», afirma. Pues parece que este verano va a haber más tráfico de barcos por las Rías Baixas que de coches por las carreteras hacia otros puntos de la costa española.

Por Pablo Portabales PERIODISTA

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
4 votos
Comentarios

Vacaciones en un velero desinfectado