María Martínez, entrenadora de Siéntete joven: «Saltando y bailando es imposible estar triste»

Sandra Faginas Souto
SANDRA FAGINAS REDACCIÓN / LA VOZ

YES

Hace cinco años tuvo una corazonada y dejó las finanzas para centrarse en su hobby. Ahora su canal de YouTube es seguido por más de millón y medio de personas al día que se apuntan a sus rutinas para mantenerse en forma durante la cuarentena

29 abr 2020 . Actualizado a las 18:41 h.

María Martínez es valenciana, tiene 30 años y está entrenando cada día a millón y medio de personas que se conectan a su canal de Youtube Siéntete joven en el que lleva trabajando cinco años. Y aunque el éxito ya le había llegado por la sencillez de sus vídeos y la buena conexión que María consigue con sus rutinas, el confinamiento ha multiplicado enormemente a sus seguidoras (la mayoría son mujeres), que se reparten por medio mundo. Porque a María la ven ahora en México, Estados Unidos, Argentina, muchos otros países de habla hispana y por supuesto España, donde se ha convertido en la Eva Nasarre actual. Ella es demasiado joven para haber visto a aquella mujer que en los ochenta enganchó a todo el país, pero va por el mismo camino. «Al día me ve tanta gente como los espectadores de El Hormiguero, es una locura».

—Cuando tú dices tu frase famosa: «Dame cuatro más», nosotras ya estamos muertas...

—Me odiáis un poquito, ja, ja. Pero no te creas, yo también lo sufro.

—¿Cómo haces para entrenar, hablarnos, estar mona y no sudar?

—Es el oficio. El cuerpo está acostumbrado. Sí que es verdad que como hay rutinas que ensayo previamente hasta tres veces antes de grabar, con la repetición llega un momento en que cuando digo que no puedo levantar más es porque no puedo.

—Lo que engancha de tu canal, Siéntete joven, es la variedad de rutinas y lo fácil que lo haces.

—Sí, totalmente. A veces he puesto aerobic, y no ha tenido nada de éxito. A mí me va más lo del cardio y el baile que las pesas. Así que al que le gusta la música y el bailecito le gusta mi estilo. Yo soy muy perfeccionista en el tema de la música, y creo que todo suma.

—Y tu carácter: eres muy animosa y al tiempo das mucha tranquilidad. Tú no nos ves, pero nosotras a ti sí.

—No, yo veo un objetivo, ja, ja. Pero me lo imagino porque he estado dando muchos años clase, entonces intento poneros cara. La gente me comenta: ‘Es que a veces parece que me estás viendo porque justo cuando dices estira el cuello yo necesito recibir esa información’. Y yo de broma digo: ‘Es que yo os veo’. Pero después de tantos años de experiencia, sé que se nos olvida lo mismo, que nos cuestan las mismas cosas...

—¿Cuánto te lleva preparar un vídeo?

—Me cuestan bastante. Primero es la idea de la rutina, que a veces estoy inspirada y otras no. Después es buscar la música que le va; mezclarla y luego montar la rutina con la mezcla, ensayarla; volver a ensayarla. Y luego mi marido, que es mi socio, se encarga de la posproducción (tenemos dos cámaras, ajustamos colores, creamos miniaturas, posicionamos el vídeo...). En fin, esto tiene mucho trabajo detrás, es una parte que no se ve.

    «A las mujeres les preocupa sobre todo bajar la barriga»

—Un trabajo que para ti ha llegado después de una crisis personal.