Katia Hueso: «Hay una 'vacuna', y es el tiempo en familia»

YES

cedida

La fundadora de la primera escuela al aire libre de España señala que los deberes «no deben contribuir a generar ansiedad en casa»

23 may 2020 . Actualizado a las 15:31 h.

Katia Hueso, bióloga y fundadora de la primera escuela de la naturaleza de España, Saltamontes, subraya que el aire libre, como el movimiento, es una necesidad vital, en niños y adultos. «Ni aunque nos confinen en casa, podemos separarnos de nuestra esencial natural», asegura esta madre de tres hijas que matiza que la diferencia entre pequeños y mayores a la hora afrontar esta situación radica en que «los adultos tenemos herramientas para gestionarlo de alguna manera, para entender lo que está pasando ahí fuera y aguantar». 

-¿Son vulnerables los pequeños en algún sentido? ¿Merecerían medidas diferentes los que viven en casas con jardín que las familias confinadas, por ejemplo, en pisos sin balcón ni terraza?

-El problema que tienen este tipo de medidas que se están aplicando es que se mide por el mismo rasero a todo el mundo. El que tiene la suerte hoy de vivir en el campo o tener una parcela, o una casa simplemente más grande, lo va a tener mucho más fácil que aquel que está confinado en una vivienda pequeña o con poca luz. Por desgracia, es difícil legislar para el caso individual. Pero los niños son, sin duda, un colectivo que necesita salir.

-¿Cómo podemos encajar esa idea inicial que tuvieron las autoridades políticas en España de que los niños puedan salir, pero «no a jugar»?

-Difícilmente, porque el niño es puro juego. Digamos que vive jugando. Una cosa es no ir al parque, y otra no poder salir con los niños a pasear. 

-¿Las edades de los pequeños influyen tanto en su necesidad de salir?, ¿es diferente un niño de 4 a otro de 10 o de 12?

-Hay que poner el límite en algún sitio, y lo han puesto ahí, en los 14 años. Pero son los niños más pequeños, los de infantil hasta los 6 años, los que más necesitan salir. Quizá más que por una cuestión de desarrollo físico porque a ellos les cuesta más entender las razones. 

-¿Pero es o no estar al aire libre, moverse, una necesidad para el crecimiento de los pequeños?

-El movimiento, desde luego. El aire libre es una necesidad para todos, niños y adultos. Pero el movimiento en tres dimensiones, vamos a decirlo así, es aún más necesario e importante en niños menores de 6 años. Los mayores podemos mirarnos una tabla de ejercicios en Internet, abres la ventana y te haces la ilusión de que estás corriendo fuera, pero en el niño esto es difícil. Todos necesitamos movernos, y los niños pequeños de manera más brusca. Quizá para esto está bien, si hay la posibilidad en casa, reservar una habitación para ese tipo de juego más impulsivo, sin mobiliario y objetos frágiles... permitir que ese cuarto sea una especie de leonera, como una solución digamos temporal.

-¿Qué otras tácticas ayudan a sobrellevar la situación con niños en casa?

-Las lecturas siempre ayudan. Y a mí personalmente la rutina me ha ayudado en casa desde el primer momento, es decir, tener una rutina de semana y una rutina de fin de semana. Como además a los niños de primaria en adelante les mandan deberes... 

-¿Está con Francesco Tonucci en que es una pena que se desperdicie este tiempo en familia con deberes?

-Depende de los deberes. No deberían contribuir a generar una ansiedad mayor en las familias, pero sí ayudan si son tareas que ayudan a mantener una actividad mínima, una rutina de aprendizaje que permite mantener o refrescar conocimientos adquiridos sin la presión de «si no me lo entregas a las dos tienes un suspenso» o del «a ver quién entrega antes para llevarse el punto». Hay que tener una disciplina de trabajo, pero quizá aprovechar este momento para hacerlo de otra manera. Leer, escribir un cuento, cocinar y hacer cálculos con los ingredientes... Utilizando la imaginación, podemos trasladar todos esos conocimientos a la vida real. Te obligas a ponerlos en práctica de una manera orgánica. Hay maestros que han sabido ver esto, y otros que no.

-¿Qué le parece la propuesta del aprobado general?

-El aprobado general ya estaba ahí antes... Era muy difícil suspender un curso. Yo voy varios pasos atrás y diría ya que calificar aprendizajes a ciertas edades me parece mal. Calificar con cifras a los niños de infantil me parece absurdo. En la secundaria y el bachillerato es diferente, pero en primaria debería prevalecer, creo, otro tipo de sistema.

-Los niños son «vectores de contagio», nos han dicho. ¿Son más transmisores del virus que un adulto de 30 o 40 años?

-No soy una experta, pero por lo que he leído sí me parece lógica la conclusión de que un niño, que tiene un sistema inmunológico más inmaduro, aunque no desarrolle la enfermedad pueda tener una carga vírica mayor que el adulto. El problema es que no sabemos bien cómo se comporta el covid... Me da la impresión de que estamos dando un poco palos de ciego. Falta mucho por conocer para opinar. Las autoridades están tomando todas las precauciones, entiendo. Yo sobre todo confío en los científicos y en que las autoridades escuchen a los científicos, que no sé si es del todo el caso. Pero creo también que hay una vacuna frente a la posibilidad de no salir y es el hecho de estar en familia durante el día, de aprovechar este tiempo para eso. Salvo situaciones muy concretas, es una oportunidad enriquecedora, maravillosa.