Este gimnasio no da hambre. ¡Te la quita!

¿Sabes esa sensación de apetito voraz que te entra al salir del gimnasio, que serías capaz de zamparte el pollo de Carpanta al llegar a casa? Pues tiene sus días contados, porque la nueva moda es quedarse a comer sano en el gym. Es el food&fit


Aquí vienes, entrenas y comes. Todo en sesenta minutos y en una atmósfera relajada y de buen rollo. El food&fit está pensado para personas con poco tiempo, atrapadas en ese corre-corre semanal del que es tan complicado salir. Se trata de quedarse a comer algo ligero en el gimnasio (no el pollo de Carpanta), y en un ambiente distendido y sano. Con mucho verde y cero grasas. Con productos ecológicos y una conversación agradable.

Ha llegado la hora de empezar a alimentarse mejor y encontrar intervalos de calma en la agenda del día. En centros como Espacio Arcadia, que abrió sus puertas hace tres meses en la calle Arzobispo Lago de A Coruña, tienen claro que la palabra clave es bienestar. «El food&fit nace de la necesidad que tenemos las mujeres de sacar hueco para nosotras mismas, buscando hacer ese ejercicio físico y al mismo tiempo comer bien en solo una hora», explica Jackie Costa, gerente del centro.

Hoy toca kale salteado

Casi todo el mundo tiene un momento al día al que puede sacarle más partido. Es ese ratito libre antes de salir corriendo para el cole de los niños o justo antes de volver a la rutina de trabajo. Primero te activas con 30 minutos de entrenamiento en el gym y luego dedicas los otros 30 a ser consciente de lo que comes, no a atiborrarte de filetes rebozados, arroz y patatas fritas a toda prisa. Que ya nos conocemos.

Se trata de alimentarse sano y, de paso, sacar algún aprendizaje positivo de las recetas ricas y nutritivas, que son las que interesa incorporar. Por ejemplo, este jueves en Espacio Arcadia, -cuya directora es Ana González-, toca batido de remolacha y jengibre, frittata de verduras variadas (con calabacín, brócoli y tomate seco), pan negro tostado, ensalada templada de manzana, kale salteado con manzana y avellanas y un aliño de aceite de oliva virgen extra con ajo asado, limón, miel y mostaza. Y, fundamental, mucha pero que mucha agua.

Un grupo de seis mujeres acaba de salir de una clase mezcla de entrenamiento funcional (con trabajo de glúteos, abdominales, piernas y core) y en la cocina del gimnasio huele a ralladura de limón con verduras a al plancha. «Las chicas que se han incorporado a esta actividad están encantadas con el entrenamiento de Maria Giao (más conocida como Maria Solete), porque en 40 minutos es capaz de hacernos trabajar varias zonas del cuerpo, corrigiendo la postura, definiendo y fortaleciendo la musculatura. Luego, al salir de la sala, en la cocina tenemos la comida, todo esto en una atmósfera relajada y de buen rollo, que es precisamente lo que nos comentan que se agradece más», añade la gerente del local, Jackie Costa. La ducha viene después, aclara, aunque hay quien apenas suda y ya se marcha pitando para retomar la jornada laboral. «Es que es necesario que nos demos bienestar. Todos sabemos que hacer ejercicio y comer sano aporta salud, lo que pasa es que conseguir encajarlo resulta complicado, pero hay que buscar ese momento en el que puedas hacerlo rápido y con sentido», dice la gerente de Espacio Arcadia, un lugar en el que se trabaja el bienestar de la mente, el cuerpo y el alma de manera conjunta con otras actividades como yoga, mindfulness, biodanza, antigym y constelaciones familiares («esto está teniendo mucho éxito los segundos domingos de cada mes»).

Se acabó el sentirse culpable por dejar que la impaciencia mande en tu estómago. Toca empezar a relajarse. En los food&fit puedes combinar la práctica de ejercicio físico con un menú saludable y tiempo para ti.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Este gimnasio no da hambre. ¡Te la quita!