César Bonilla: «Lo del Óscar disparó la venta on line»

YES

MARCOS MÍGUEZ

Más o menos cada quince días, sale un contenedor del puerto de Marín con destino a la lejana Corea del Sur con patatas Bonilla. Cuando un barco está partiendo, en la factoría del polígono de Sabón ya empiezan a freír la siguiente remesa

30 ene 2020 . Actualizado a las 16:48 h.

Aunque está acostumbrado al interés mediático, reconoce que «esto fue un bum tremendo. Llegué a la fábrica y estaban los de Telecinco. A mí me entrevistan y hablo. «Digo lo que me sale porque es lo que llevo haciendo toda la vida», confiesa con su estilo directo de siempre. El pasado 7 de diciembre cumplió 87 años. «Nací el día que mi madre cumplía 20 años», apunta este veterano al que no se le escapa ningún detalle. En cada respuesta incluye una anécdota.

La película que triunfaría seguro sería una sobre la vida de César Bonilla. Se llevaría más Oscars que Titanic. El barquito que forma parte de la imagen de Bonilla a la vista superaría al mítico trasatlántico. «La verdad es que todavía no fui al cine a ver la película surcoreana. Me contó el jefe de ventas que era un poco larga, dos horas y pico. Tengo que animarme, aunque la verdad es que voy poco al cine», reconoce. La presencia de sus latas de patatas en el filme Parásitos no solo tuvo repercusión en los medios. «Se contabilizaron miles de entradas en redes sociales. Lo del Oscar disparó la venta on line, de 8 a 80, una barbaridad. En Barcelona se agotaron las latas y me llamó una persona para que le guardásemos una a una amiga que venía de China... Una locura», destaca el empresario.