«Si un niño con 9 años es excepcional, ¿cómo va a estar en un aula de primaria?»

YES

PACO RODRÍGUEZ

Pocos saben tanto como él de altas capacidades en Galicia. Quizás por eso Luis Rodríguez Cao, responsable del área de sobredotación intelectual de la Xunta, no le ve problemas al caso del belga de 9 años que acaba de terminar una ingeniería eléctrica. «Un futbolista de 16 juega en primera división y nadie se extraña», señala

07 dic 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Luis Rodríguez Cao (Meira, 1957) es el responsable del área de sobredotación intelectual de la Consellería de Educación y doctor en Psicología. Pero también sigue siendo el mismo profesional que no cabe en su asombro desde hace más de veinte años cada vez que se encuentra con una mente que desafía a la lógica. «El problema que tenemos con el sistema escolar es que yo creo que a veces mata el gusto por el conocimiento. Y si una persona pierde eso, el sistema educativo de alguna forma ha fracasado», señala el experto, que se maravilla ante los niños con altas capacidades: «Hay que tomarlos como un soplo de aire fresco, no como uno de aire frío que nos obliga a cerrar la ventana. No, no, al contrario. Lo que hay es que intentar que ese aire renueve un poco la rutina en la que nos movemos».

-¿Qué te parece el caso del niño belga de 9 años que ha terminado una ingeniería eléctrica?

-Es impresionante. De hecho les puse un mensaje de WhatsApp a compañeros diciéndoles que nosotros, los que nos dedicamos a intentar que su escolarización vaya un poco mejor y sea un poco fluida, menos complicada, siempre vamos por detrás, pero por lo menos intentamos entenderlos. Es deslumbrante que un niño a los 9 años haga esta carrera. ¿Sabes lo que pasa? El cerebro humano sigue siendo un gran desconocido. Pero después hay terrenos en los que la precocidad es mucho más valorada y comprendida, como en el de la música. Porque en el tema del lenguaje, la enseñanza o las ciencias, es mucho más difícil para un niño ser precoz.

-¿Por qué es más fácil asumir a un niño prodigio en la música que en el ámbito académico?

-En música hay una cosa que se llama oído absoluto, que son personas que discriminan perfectamente los sonidos, los ritmos. Lo digo yo, que voy a un coro y lo que aprendí es a que no me escuche el de al lado para no desentonar... ¡ja, ja! Con ellos lo único que nos queda es la capacidad de asombro. Y a mí lo que no me acaba de gustar es cómo el sistema educativo ha perdido la capacidad de asombro ante estos niños que nos deslumbran. Cualquier tipo de sistema, ya sea sanitario, educativo, de transporte... el que sea, está pensado para una población general, para que la mayoría funcione correctamente. Y en mi opinión, el sistema debería tener también alguna sensibilidad hacia aquellos que desbordan las previsiones.