La historia del banco con el mensaje más bonito del mundo

Una misteriosa y bonita inscripción sorprende a los senderistas que caminan por la ruta del Padre Sarmiento a su paso por Pragueira, en Sanxenxo. Esta es la razón de la dedicatoria

banco

Esta no es la historia de un banco más, y eso que su protagonista tiene todos los atributos. El asiento, de piedra, dispone de unas vistas inmejorables, con la imponente isla de Ons de frente; el entorno no puede ser más agradable, con la playa de Pragueira a un lado y en plena ruta del Padre Sarmiento.

Desde hace algo más de un año y medio, los senderistas que pasean por estos acantilados situados en Noalla, en el municipio de Sanxenxo, se detienen en este punto con una expresión de admiración. Algunos también se sientan y fotografían el banco. Y a todos les ronda una pregunta: «¿A quién estará dedicado tan bonito mensaje?».

banco.El banco, en Pragueira (Noalla, Sanxenxo), tiene vistas al archipiélago de Ons, enfrente, y también a las Cíes, que se pueden ver a su izquierda. La ría de Pontevedra se abre aquí al Atlántico
El banco, en Pragueira (Noalla, Sanxenxo), tiene vistas al archipiélago de Ons, enfrente, y también a las Cíes, que se pueden ver a su izquierda. La ría de Pontevedra se abre aquí al Atlántico

Relato de un rescate

La historia de amor, o la de una despedida, son las más comentadas. Sin embargo, pocos sospechan que la frase inscrita en el costado, «Grazas pola vida», es totalmente cierta y literal. «Foi unha forma que tivo de agradecerlle un veciño desta vila o seu rescate ao dono da casa que está detrás do banco. Salvouno de morrer afogado», cuenta Fernando Martínez, el impulsor de la iniciativa, así como de los otros dos bancos de Noalla, en punta Faxilda y en la playa de Area Gorda, en A Lanzada.

La frase «Grazas pola vida» es totalmente cierta y literal

Fue el restaurador, que regenta el bar A Nova Ponte, el que animó a Manolo Piñeiro a colocar el asiento. En el año 2014 las olas casi lo tragan en Pragueira cuando se daba un baño. Fue un 2 de octubre de muy buen tiempo y altas temperaturas, con la playa llena de gente, pero también con un engañoso mar de fondo.

Daniel, que estaba en la casa, fue uno de los primeros que se tiraron a salvarlo. Un acto valiente dada la resaca del oleaje. Ya en la arena, los efectivos de emergencias pudieron atender a Manolo antes de trasladarlo al hospital.

Pillounos cando o estabamos a colocar, foi moi emotivo

Hecho el banco hubo que llevarlo hasta el lugar señalado. No fue fácil, por el peso, es de piedra, pero lo consiguieron sin levantar sospechas.

La instalación se hizo de forma discreta y el destinatario del homenaje, Daniel, fue el primero que vio la sorpresa. «O rapaz pillounos cando o estabamos a colocar e, aínda así, foi moi emotivo. Emocionámonos todos», dice Fernando.

banco.La playa de Pragueira está a la derecha del banco, situado en los acantilados de Noalla (Sanxenxo), en plena ruta de senderismo del Padre Sarmiento. El cabo de punta Faxilda también se ve a la derecha. Detrás está A Lanzada y, desde Faxilda, también se puede observar la isla de Sálvora
La playa de Pragueira está a la derecha del banco, situado en los acantilados de Noalla (Sanxenxo), en plena ruta de senderismo del Padre Sarmiento. El cabo de punta Faxilda también se ve a la derecha. Detrás está A Lanzada y, desde Faxilda, también se puede observar la isla de Sálvora

Pegados al Atlántico

Las Cíes al sur, Onza y Ons en línea recta y Sálvora al norte, detrás de punta Faxilda, el saliente continental más próximo a Ons. La dedicatoria se contempla con esta panorámica. Un litoral donde la ría de Pontevedra se abre al Atlántico, la razón por la que estas aguas resultan tan peligrosas con mar de fondo y días de temporal. Los rescates de marineros o percebeiros aquí no son la excepción, como atestiguan los cruceiros que salpican la ruta senderística. 

Los vecinos cuentan anécdotas de naufragios y en una de las playas contiguas, la de Foxos, pegada a la ermita de A Lanzada, permanecen bajo el mar los restos del galeón que transportaba los cañones más antiguos fundidos en España. Muchos fueron rescatados en una misión en la que participaron adolescentes en 1974. Algunas de estas piezas se pueden ver expuestas hoy en el puerto de Pedras Negras, en San Vicente do Mar, y en O Grove.

;
Los adolescentes que rescataron un galeón único Eran una mano de obra asequible. El más joven tenía 15 años. En plena dictadura un grupo de 40 chicos de Pontevedra se sumergieron con una misión: recuperar los cañones más antiguos fundidos en España

Con este «Grazas pola vida» se cierra un suceso que tuvo un final feliz. También se advierte que las aguas atlánticas son tan bellas como incansables y se reconoce el más gentil de los actos, el que salva una vida. El desgaste del respaldo da fe de que muchos ya lo han apreciado, y disfrutado.

Esto es lo mejor que ha hecho un amigo por mí

Caterina Devesa

UN BANCO CON SORPRESA. Dos amigos y un mirador con vistas al mar, pero ¿qué esconde el asiento «cuki» que puede desbancar al hasta ahora más bonito del mundo de Loiba?

Esta historia no es el principio de una serie de Netflix, y la foto no es una producción publicitaria sobre lo bonita que es nuestra tierra, pero sus protagonistas sí que son de película y su amistad bien podría inspirar a cualquier cineasta de Hollywood. Ellos son María Sixto (33 años) y Tato Robles (41), dos ferrolanos que son la prueba de que un hombre y una mujer sí que pueden ser solo amigos (porque sí, hay quien todavía lo duda).

María es conocida como Mariquiña y también es llamada por muchos Maricuki, ya que no hay palabra que repita más en su vocabulario que esa. «Para todo lo que la gente usa bonito yo digo cuki», explica la joven que trabaja en A Coruña, pero que siempre que puede se escapa a su «Ferroliño del alma». Tanto es su amor por su ciudad que muchos de sus amigos coruñeses se meten con ella y con su habitual «Ferrol mola» que usa hasta para felicitar los cumpleaños. Ella es de esas personas que con solo mirarla transmite buen rollo, pero como la vida es muy puñetera se ha tenido que enfrentar a situaciones muy duras que han tratado de quitarle esa sonrisa que lleva por bandera. Se suele decir eso de que ‘Dios da sus peores batallas a sus mejores guerreros’, y sin meternos en conflictos religiosos y en debates de si hay o no un Dios, quizá esa sea la única explicación que se encuentre para la puñalada directa al corazón que la vida le clavó a Mariquiña hace unos años: la muerte de su padre. En ese duro momento hubo una persona que consiguió devolverle un poquito de ilusión cuando más lo necesitaba.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

La historia del banco con el mensaje más bonito del mundo