Seis remedios para prevenir el resfriado

Tan solo debes tener en cuenta una serie de precauciones para evitar que los virus te fastidien la semana. Si eso ocurre, resígnate. No lo superarás antes de seis o siete días. Recuerda también que puedes pasar por cuatro o cinco episodios similares al año. Toma nota de lo que te recomienda el especialista y plántale cara a los catarros


Sí, el otoño ha llegado. Y con él un descenso de las temperaturas y del aumento de la humedad. Las condiciones perfectas para la proliferación de los virus que provocan que podamos resfriarnos hasta cinco veces en la misma temporada. ¿Pero se puede curar un resfriado? La respuesta es no. Debes pasar el proceso y sobrellevarlo de la mejor manera posible. Lo que sí se puede hacer es prevenirlo. Tomar una serie de precauciones para evitar el contagio. María José Doce, médico de Urgencias del Complejo Hospitalario de A Coruña (Chuac), explica por qué cogemos tantos catarros y qué remedios son eficaces en la prevención.

«Las condiciones de frío y de humedad propicia la supervivencia de los virus en el ambiente. Los cambios de temperatura a los que estamos sometidos, también favorecen que las mucosas sean menos seguras a la hora de protegernos de la entrada de esos virus porque se resecan y se debilitan. Hay un montón de virus que provocan el resfriado. Y suelen, además, cambiar de temporada en temporada, con lo cual no nos inmunizamos como en la gripe. Por eso podemos llegar a acatarrarnos cuatro o cinco veces en la misma temporada», explica la doctora.

En cuanto a la prevención. El remedio más eficaz es lavarse las manos de manera frecuente: «La mayor parte de estos virus se transmiten por las gotitas que inhalamos cuando tosemos, cuando hablamos, al estornudar... Están en el ambiente. Esas gotitas muchas veces también contaminan el teclado del ordenador, las manillas de las puertas, nuestras manos y a nosotros mismos. Una fuente de contagio puede ser darte la mano con otra persona, un beso, tocar objetos que está tocando alguien que esté acatarrado... Por eso, la mejor fórmula es lavarse las manos. Muy frecuentemente. Lo recomendable, según los expertos, es hacerlo durante más de 20 segundos y también intentar que lo hagan los niños, que suelen ser los mayores portadores de este tipo de virus», explica.

Otro aspecto que recomienda es utilizar pañuelos de usar y tirar: «No se deben guardar en el bolsillo con todos los mocos y los virus» y, posteriormente, lavarse las manos. También es recomendable taparse la boca al toser o estornudar. En este caso, lo mejor es cubrirse con un pañuelo desechable y luego tirarlo: «Si no tenemos, podemos taparnos la boca con la parte alta de la manga y, a continuación, lavarnos de nuevo las manos», explica la doctora del Chuac.

Además, para evitar la proliferación de los virus hay que ventilar las estancias en las que estamos. Esto evitará que se concentren los gérmenes. También, en la medida de lo posible, huye de los lugares cerrados con poca ventilación y gran afluencia de gente como los centros comerciales. Y, sobre todo, abrigarse para evitar exponerse a los cambios de temperatura.

Una vez que empezamos a notar los primeros síntomas. El remedio más eficaz, según Doce, es beber mucho líquido porque ayudará a que «las secreciones sean más fluidas»: «Tomar también bebidas templadas. La miel con limón es buena para la garganta, suaviza esa sensación de carraspera, igual que chupar alimentos sin azúcar, que lo que hacen es mantener las mucosas hidratadas y aliviar las molestias. Y hacer una dieta lo más variada y sana con vitaminas para que nuestras defensas estén lo mejor posible».

Lo que no recomienda la doctora es tomar leche muy caliente antes de acostarse porque los «lácteos no están especialmente indicados, incluso aumentan la secreción de moco. Es mejor una infusión, zumos de frutas, líquidos en general, caldos, consomés... ». Y sobre todo, no saturar las urgencias hospitalarias con este tipo de dolencias, salvo que se trate de pacientes de riesgo.

En resumen, si quieres prevenir el resfriado situe estos pasos:

1) Lavar las manos con frecuencia. Este simple gesto puede evitar que te conviertas en portador del virus y que contamines aquello que toques. Lávate las manos con frecuencia. Los expertos recomiendan hacerlo al menos durante 20 segundos.

2)Pañuelos no usados, evita guardarlos.Utiliza siempre pañuelos de usar y tirar. No los guardes tampoco en el bolsillo para después volver a sonarte. Los virus se quedarán campando a sus anchas entre los mocos. Deberás desechar el pañuelo cada vez que lo utilices. 

3)Taparse la boca al toser, mejor con un pañuelo. Si toses o estornudas, tápate la boca. La mejor forma de hacerlo es con un pañuelo de papel que luego deberás tirar. Si no tienes a mano, puedes taparte la boca con la parte alta de la manga, aunque no es lo más recomendable. Recuerda lavarte las manos después de toser.

4)Airear las estancias. Harás que haya menos virus. Los lugares cerrados y con poca aireación son las estancias preferidas para la concentración de virus. Airea tu casa y los lugares donde pases más tiempo, lograrás que haya menos virus en el ambiente y evitarás contagiarte.

5)Beber líquidos te aliviará. Con la aparición de los primeros síntomas. Resígnate. No hay ningún fármaco que cure el catarro. Para sobrellevarlo, bebe mucho líquido. Eso hará que las secreciones sean más fluidas. También te aliviará tomar caramelos sin azúcar, miel con limón y bebidas calientes.

6)Cambios de temperatura. Abrígate y no te expongas. Evita exponerte a cambios de temperatura, también el frío. Para ello, abrígate. Las bajas temperaturas y la humedad permiten que proliferen estos virus para los que no somos inmunes por su gran versatilidad.

¿Te encuentras peor estos días? Los cambios bruscos de temperatura también influyen en la salud

uxía rodríguez
Los gallegos han estado disfrutando de la playa pero ha vuelto el abrigo
Los gallegos han estado disfrutando de la playa pero ha vuelto el abrigo

Resfriados, cansancio, dolores de cabeza, irritabilidad e, incluso, problemas cardiovasculares

En tan solo 48 horas hemos pasado en Galicia del verano al invierno con casi 20 grados de diferencia en las temperaturas. De la sombrilla al paraguas, del bañador al abrigo y de las sandalias a las botas, otra vez. Un giro de 180 grados en el tiempo que tiene muchas consecuencias en nuestro cuerpo.

Catarros, más cansancio, irritabilidad e, incluso, más problemas cardiovasculares. ¿Por qué? La temperatura de nuestro organismo se regula a nivel central, en el cerebro, concretamente en el hipotálamo que intenta mantenerlo entorno a los 36,5 °C. Con mecanismos que producen calor y mecanismos que pierden calor se llega a un equilibrio para ajustar la temperatura a ese nivel.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Seis remedios para prevenir el resfriado