Becky G: «Cantar 'Sin Pijama' con Natti fue un gesto feminista»

A sus 22 años revolucionó el mundo del reguetón, en donde se ha posicionado como una de las artistas del momento gracias a «hits» como «Mayores». A pesar de que forma parte de un género lleno de polémicas machistas, Becky G considera que con su música apoya a las mujeres y defiende que cada quien exprese su arte como quiera


Con su tema Mayores le llegó la fama mundial, gracias en parte a la polémica letra en la que la cantante estadounidense, pero de origen mexicano, dice cosas como «a mí me gustan mayores, de esos que llaman señores» o «a mí me gustan más grandes, que no me quepa en la boca», una letra que tuvo que modificar para poder cantar en Operación Triunfo. Una censura que Rebbeca Marie Gómez (1997, Inglewood, California), o lo que es lo mismo, Becky G, confiesa aceptó para no perder lo que consideró una gran oportunidad para darse a conocer en España, algo que sin duda consiguió. Prueba de ello es el éxito que acaba de cosechar en sus conciertos en Málaga, Madrid, Tenerife, Barcelona o Ibiza, donde actuó ante miles de personas, en su mayoría adolescentes, que bailaron como si no hubiera un mañana Sin pijama o Que me baile.

Antes de eso, la artista ya era conocida en Estados Unidos además de por cantar, apadrinada en sus inicios nada más y nada menos que por Jennifer López, por participar en series como Empire, o por triunfar en el cine haciendo de Power Ranger amarillo. Por si eso fuera poco, la cantante de 22 años y casi 20 millones de seguidores acaba de lanzar Dollar, una canción igual de pegadiza que sus anteriores hits y con la que deja claro que queda Becky G para rato. Porque la joven llegó al mundo del reguetón para revolucionarlo y dejar claro que ella es igual o más chula que todos los hombretones del género. Por eso habla de sexo sin tapujos, mientras que en otras letras lanza mensajes a favor del empoderamiento femenino retando nada más y nada menos que a Maluma.

En su paso por España la estrella, que cuenta con colaboraciones con artistas como C. Tangana, Natti Natasha, Bad Bunny, Ana Mena, Sean Paul o David Guetta, se quitó su careta de diva para demostrarnos que detrás de Becky G sigue estando Rebbeca, una chica que mantiene los pies en la tierra pese a que sus canciones se han colado en el top de la lista Billboard de la música latina y han sido número uno en ventas digitales en España.

-Estuviste hace poco en Ámsterdam con Karol G y subiste una foto con ella, ¿sacaréis una canción juntas?

-Podría ser, ¿por qué no? Siempre hemos hablado de hacer una canción juntas y cuando pase yo sé que los fans van a estar muy, pero que muy felices.

-¿Siempre te llamaron Becky o surgió como nombre artístico?

-No. Me llamaban así desde pequeña. Siempre Becky, nunca InBecky ja, ja, ja [bromea en referencia a la canción Siempre papi, nunca inpapi de J Balvin].

-Cantas desde niña, ¿tenías claro que querías ser artista?

-Yo creo que desde chiquitita, sí. Tengo vídeos y fotos de cuando era niña y siempre estaba bailando encima de la mesa, cantando en las fiestas infantiles con la familia. Siempre estaba en medio de toda la acción. Siento que ha sido algo muy natural desde niña el querer entretener a la gente, hacerlos reír, y hacerlos, no sé, sentirse bien de alguna forma.

-¿A quién imitabas tú de pequeña?

-Con 9 o 10 años imitaba a Selena Quintanilla, era muy divertido. Después me gustaban muchas cantantes. Jenni Rivera, Jennifer López, Shakira, Christina Aguilera, Britney Spears... escuchaba de todo, la verdad.

-Eres la mayor de tres hermanos, ¿eso te ha hecho madurar antes?

-Sí, eso me ha enseñado muchas cosas. Aprendí a tener mucha responsabilidad desde muy jovencita, pero no cambiaría nada.

-Naciste en California, pero tus abuelos son de México. ¿Cuándo sale tu vena más mexicana?

-Es algo que pasa cada día, no es algo que pueda decir ‘pues en este momento me sale la vena más latina o no’. No es que cuando llege a México de repente me sienta más de allí. Muchos de mis amigos, que sí son nacidos en México y son futbolistas, me dicen: ‘Tú eres americana, no eres mexicana’, y yo les replico: ‘Que sí, que soy mexicana’ ja, ja, ja. Porque desde chiquita siempre he dicho que soy mexicana, de corazón y de sangre, y nadie puede cambiar eso.

-¿Te lo dicen por tu español?

-Puede. Me falta mucho español. Soy súper pocha, como dicen los mexicanos, pero no me importa porque me encanta la cultura, todas las tradiciones, nuestra manera de ser con la familia. Estamos superunidos. Me encanta la comida, la música, todo. Me siento supermexicana.

-Empezaste cantando en inglés, pero tu fama internacional te llegó en español. ¿Cómo surgió el cambio de idioma?

-Ha sido algo muy natural porque desde chiquita siempre canté música en español en casa, en las fiestas de familia, con mariachis, con mis abuelitos, haciendo karaoke... Pero sí que fue un miedo que tuve al principio, porque en español soy súper pocha, como te decía antes. Yo decidí que si iba a cantar en español, no quería no poder conectar con mis fans, no poder hablar con ellos por no saber el idioma, y solo cantar. Quería hacer todo y no tener un traductor a mi lado, porque es muy difícil conectar con tu público si no puedes entenderlo. Sigo aprendiendo cada día, y aunque a veces me es complicado pensar en español, especialmente cuando estoy cansada, intento decirlo todo de forma correcta.

-En «Operación Triunfo» te censuraron parte de la letra de «Mayores», ¿cómo lo viviste?

-Sí, era mi primera vez aquí cantando en un show tan grande y yo quería aprovechar la oportunidad que me estaban dando, pero sabía que después a los fans no les iba a gustar e iban a decir que por qué había cambiando la canción. Fue algo muy grande, estaban muy enojados, no conmigo, pero con la situación. Detalles así son muy importantes para los artistas porque cada uno de nosotros tiene su forma de ser y mandamos nuestro mensaje, escribimos nuestra música. La gente, la industria, la prensa, tiene que tener respeto por eso. Hay que distinguir y decir: ‘Esto no me gusta’, pero no llegar al punto de decirle a una persona que lo que hace es incorrecto.

-Hoy por hoy, ¿cambiarías la letra si te lo pidieran en un programa?

-No, pero esto nos pasó aún el otro día en Estados Unidos y estamos como en shock. Pasó también con Mayores y es como, ¿pero si todo el mundo se sabe ya la canción?, ¿cómo le voy a cambiar la letra? ¿En qué estáis pensando? Les dije que, obvio, en la letra estoy hablando de sexo, pero que lo que ellos piensen no es ya culpa mía, entonces si tienes un problema con la canción, es un problema que tú debes resolver.

-Te lo tengo que preguntar, ¿duermes siempre sin pijama como en tu canción?

-Ja, ja, ja. Es una duda recurrente desde que saqué el tema. Pues depende de si tengo frío o calor.

-En tu canción con Maluma, «La respuesta», dices cosas como: «Yo no te lavo los trastes. Tampoco plancho tu ropa. Si es lo que estás buscando, entonces ve a buscarlo en otra». ¿Quieres lanzar un mensaje feminista?

-Sí, creo que en ese sentido el equipo de Becky G hemos logrado muchas cosas. Creemos cien por cien en el movimiento del Girl Power, y yo como artista no voy a mentir nunca. Cada cosa que hago es porque yo lo decido hacer, decidí hacer cada canción y cada colaboración. Comenzamos con Mayores y continuamos con Sin pijama, en la que yo decidí colaborar con mi primera competidora, Natti Natasha. Entonces me decían que por qué si sabía que esa canción era un temazo no la cantaba yo sola, que por qué quería compartir el éxito. Y yo no quiero solo hablar del Girl Power, quiero actuar como feminista en la industria, entonces pensé: ‘Sí, Natti Natasha es muy bonita y muy talentosa, es una de las duras, duras, duras del reguetón, pero yo también’. Me siento muy segura como mujer, como artista, como Becky G, la mexicana-americana de Inglewood que también tiene flow. ¿Por qué no podemos colaborar?

-¿Crees que ese gesto sirvió?

-Creo que sí, que cuando enseñamos a la industria y al público que podíamos colaborar y compartir el éxito juntas fue un mensaje muy importante para este movimiento femenino.

-¿Y la colaboración con Maluma?

-Con La respuesta hablamos de esa responsabilidad de compartir el feminismo, porque no es solo cosa de mujeres, es también de los hombres. O sea, algunos piensan que porque la palabra feminista es muy fuerte se tiene que ser mujer para serlo y no es así. Tú también como hombre puedes apoyar el Girl Power. Y en cuanto a Maluma, te lo digo honestamente, él ha sido uno de los primeros en apoyarme. A Maluma lo puedo llamar y decirle: ‘Oye, hermano, ¿qué piensas de esta canción?’. Tenemos esa amistad desde hace años. Me siento muy feliz de tener esta canción con él, porque él empezó el tema, él hizo los inicios de la letra, él escribió el coro, la montó y me la mandó. Yo después hice mi parte, con el vídeo, la letra...y ha sido un proyecto muy divertido, pero también con un mensaje muy grande.

-A él lo han catalogado muchas veces de machista, ¿lo entiendes?

-Como te decía, yo creo que cada artista tiene su forma de ser y de expresarse. Yo como cantante nunca le voy a decir a otro lo que es correcto y lo que es incorrecto. Creo que así deberíamos de hacer todos para respetarnos. Lo que pasa es que luego la prensa tiene que hacer su trabajo, pero al mismo tiempo se buscan los titulares, que lo entiendo, pero no son siempre positivos. No siempre se enfoca en el lado bonito de nuestra historia, de nuestros sacrificios, de todo lo que hacemos para nuestra comunidad, para ayudar a la gente, a nuestra familia.... Yo entiendo que esto funciona así, entonces, bueno, tampoco es que me importe.

-Tienes casi 20 millones de seguidores en Instagram, ¿qué te hace mantener los pies en la tierra?

-Mi familia, sin duda. Es lo más importante para mí. Siempre he tenido la suerte de tener a mis papás y a mis hermanos a mi lado. En mi casa no me tratan como Becky G, soy Becky o Rebecca. Soy hija, soy hermana, soy nieta, soy novia... Y yo, aunque no soy normal porque mi carrera no es normal, necesito tener esa normalidad en casa.

-¿Necesitas volver a esa tranquilidad de vez en cuando?

-Sí. Me ha ayudado mucho el tener a mi familia al lado. Porque es muy fácil en este tipo de carreras volverte loca y también sentirte sola. Aunque estás frente a miles de personas actuando, de gira, viajando por todo el mundo, rodeada de gente... luego en la habitación del hotel te puedes sentir muy, muy sola. Por eso siempre estaré agradecida de tener a mi familia al lado.

-Tienes exitazos, pero además de tus temas, ¿cuál es para ti la canción del verano?

-Uhh, Rebota de Guaynaa. Me encanta esa canción e hicimos un remix con él, Nicky Jam, Farruco y Sech.

-Interpretas una de las canciones de la película de «Aladín», pero también eres actriz, ¿de qué princesa Disney te gustaría hacer?

-Pues necesitamos a nuestra princesa latina ya, todavía no la tenemos y me encantaría que la hubiera. Pero de las que hay me gusta mucho Mulán, porque ella no era una princesa común. Era una guerrera, participó en una batalla muy grande para ayudar a su comunidad y desde chiquitita me encantó por eso, porque no era la típica princesa que estaba esperando a ser rescatada por un hombre, hacía lo mismo que ellos.

-¿La mayor locura que ha hecho un fan por ti?

-No es algo tan loco, pero me encanta cuando me traen comida porque me gusta mucho comer ja, ja, ja. Una vez un fan llegó con su abuelita y me hicieron tamales y todo estaba riquísimo. Me encantó ese detalle.

-¿Y cuál es tu comida favorita?

-Los tacos, me gustan mucho.

-No paras de viajar, pero ¿a qué sitio vas cuando necesitas desconectar?

-A mi casa, a Inglewood, siempre. Para estar con mi familia.

-Tu novio, Sebastian Lletget, tiene 26 años y tú 22, ¿confirmamos que te gustan un poco mayores?

-Ja, ja, ja. Sí, es cierto.

¿Es Sergio Dalma más machista que Maluma?

Caterina Devesa

El reguetón se lleva la culpa, pero ningún género está libre de pecado y en todos encontramos letras con mensajes que destilan machismo

«Si ahora sacara 'Esa chica es mía', me lloverían los palos», declaró Sergio Dalma en el 2017, y razón no le falta. En un momento en el que cada letra se analiza de forma pormenorizada para ver si es o no políticamente correcta, la mítica canción del cantante que enamoró a media España con su Bailar pegados no habría pasado los filtros. ¿O sí? Porque él no canta reguetón, el género sobre el que recaen todas las críticas a causa de unas letras no exentas de polémica y llenas de sexualidad.

Sin pretender que este artículo se convierta en una especie de lavado de cara a artistas como Maluma, quizá no esté de más reflexionar sobre el mensaje de otros temas que, a pesar de no pertenecer a músicos del género urbano, cuentan con letras que sin duda no dejan en buen lugar a las mujeres. Una de ellas es la que sacó hace un par de años uno de los artistas más queridos del país, Alejandro Sanz. El autor de Corazón partío se lo rompió a algunas cuando cantó junto al dúo Jesse & Joy la canción No soy una de esas. Por si el título no basta, en ella el artista canta cosas como «la música fluye, tus ojos me huyen, te quiero amarrar» o «si no quieres flamenquito, no toques las palmas», mientras que la cantante mexicana entona: «Ay, ay, aunque me interesa no soy una de esas que tan fácilmente se deja enredar» y «ay, ay, mejor doy un paso atrás», a lo que Sanz responde: «A lo mejor es muy tarde para echarse atrás».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Becky G: «Cantar 'Sin Pijama' con Natti fue un gesto feminista»