¿Dónde está la frontera norte-sur en Galicia?

UN MURO DE NUBES EN LA AP-9 Durante la primavera y el verano, el viento del nordés hace que se cree una frontera natural de nubosidad siguiendo el curso del río Ulla


A una semana de sol y calor, le corresponde otra de lluvia y fresco en este particular carrusel meteorológico que llevamos soportando esta primavera. Las nubes y el aire frío siguen entrando con tanta terquedad que aborrece. Solo hay que recordar a Miguel, la última ciclogénesis explosiva que se paseó a sus anchas por nuestra comunidad hace tan solo unos días. Pero todo indica que el buen tiempo se irá imponiendo. Una de las señales inequívocas es la particular frontera de nubes que se instala a orillas del Ulla al llegar la primavera y el verano. Ese muro de nubes que se concentra al norte de Galicia comienza a disiparse al llegar a Padrón, o incluso ya en Santiago. La AP-9 funciona como un estupendo mirador meteorológico. Si vas hacia A Coruña, comprobarás que al pasar la capital de los mejores pimientos del mundo se encuentra el límite entre las nubes y el cielo despejado. A medida que viajas hacia el norte, el cielo encapotado comenzará a ser protagonista. En cambio, si realizas el viaje en sentido contrario, el azul se impone como si hubiera un muro que impidiera que las nubes pasaran a la parte meridional del Ulla. Pues esto, que mucha gente percibe al pasar por el corredor atlántico, tiene su explicación científica o más bien meteorológica.

«El nordeste acerca aire fresco y húmedo procedente del golfo de Vizcaya, que en la zona norte se transforma a menudo en un estrato de nubes bajas. A medida que nos movemos hacia el sur, la humedad baja -nos alejamos del golfo de Vizcaya, que es en este caso la fuente de humedad- y ya no se forman esas nubes, quedando el cielo despejado», aclara Juan Taboada, de MeteoGalicia, sobre este curioso fenómeno meteorológico que se suele producir desde el final de la primavera hasta el inicio del otoño. Esto se debe a que el anticiclón de las Azores se desplaza hacia el norte y los vientos predominantes son de nordeste, «lo que hace que con mucha frecuencia la situación meteorológica tenga importantes contrastes entre el norte y el sur de Galicia».

Esta situación también provoca que las temperaturas sean más altas cuanto más al sur, al aumentar la radiación solar en superficie por la presencia del cielo despejado: «Lo más frecuente es que esas nubes bajas puedan cubrir buena parte de A Coruña, por lo que ese límite meteorológico lo encontraríamos siguiendo el curso del río Ulla que separa las provincias de Pontevedra y A Coruña», aclara Taboada. Una frontera que en el caso de la provincia de Lugo no suele llegar tan al sur, «ya que las nubes bajas se quedan muchas veces retenidas por la sierra de O Xistral, con lo que ese límite se desplazaría hacia el norte».

En invierno, más al norte

En cambio, en invierno este muro natural que separa las dos mitades de Galicia desaparece al imponerse los vientos del suroeste: «Incluso se puede invertir cuando las borrascas y los frentes asociados a estas no son muy activos. En este caso, esos frentes llegan a Galicia por el litoral de Pontevedra y oeste de A Coruña, por lo que son en estas zonas donde dejan las primeras lluvias. A medida que van entrando hacia el interior y debido a la orografía, las masas de aire se ven obligadas a ascender, disminuye la temperatura y sigue lloviendo, pero al llegar a A Coruña capital en su movimiento hacia el norte y pasando la dorsal que separa las provincias de Pontevedra y A Coruña con Ourense y Lugo, en su movimiento hacia el este, la masa de aire desciende y hace que se abran claros, que la temperatura aumente ligeramente y la humedad disminuya», indica Taboada. Por lo que podría decir que esa frontera natural aparecería en invierno, en los casos de frentes poco activos, algo más al norte que en verano, concretamente, en la mitad de la provincia de A Coruña. Mientras que en la provincia de Lugo, ese muro de nubes se concentraría en el mismo lugar que en verano, en la zona de O Xistral.

Situación contraria

Esta nueva situación, que se da en la época invernal, provoca incluso que nos encontremos con mejor tiempo al norte de Galicia: «Percibimos que el norte de A Coruña y Lugo son las zonas que en promedio tienen más cubierta nubosa y menos temperatura en verano, pero tienen la situación contraria en invierno, por lo que son los climas atlánticos más puros de Galicia, ya que las diferencias entre invierno y verano son menores que en el resto de Galicia», aclara el meteorólogo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

¿Dónde está la frontera norte-sur en Galicia?