Si eres trans, en estos coles te vas a sentir muy bien

YES

Martina Miser

UNA REALIDAD. Aseos mixtos, decoración LGTBI por los pasillos y creación de un grupo de trabajo para favorecer la integración de este colectivo convierten estos centros en pioneros en defensa de la diversidad sexual

03 ago 2019 . Actualizado a las 17:16 h.

No son invisibles ni son tan pocos como parece. Según los datos que maneja la asociación Arelas, uno de cada mil niños que nacen al año es un menor transexual. Este dato, extrapolado a Galicia, supone que cada ejercicio nacen en la comunidad una veintena de menores trans. Un colectivo que bien merece ser tenido en cuenta y donde los colegios e institutos gallegos están dando importantes pasos para favorecer la integración de estos menores, que también tienen derecho a tener una infancia feliz. Una sensibilización que, en ocasiones, no es correspondida en el seno familiar. Este viernes, además del Día das Letras Galegas, también se celebró el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia. Por eso hacemos un recorrido por algunos de los centros educativos que más se han implicado en normalizar esta situación y en favorecer la integración social de estos menores.

Uno de esos colegios es el IES Castro Alobre, de Vilagarcía. Nada más entrar en el edificio se respira respeto a cualquier tipo de expresión afectivo sexual y a la identidad de género elegida por cada alumno. No en vano permanece decorado todo el año lo que se llama O corredor do orgullo, y que en palabras de Paloma García, una de las coordinadoras de este tipo de iniciativas, «é un dos máis transitados do centro». A través de García y de Mariola Rodríguez se creó hace un año el grupo de Diversidades Afectivo Sexuais, «integrado por alumnado do colectivo e heterosexual» con el fin de crear un espacio de «respecto e confianza para atención do alumnado LGTBI+»; aportar un «contorno entre iguais», donde los alumnos puedan intercambiar inquietudes, problemas y experiencias; hacer visible esta diversidad afectivo sexual y fomentar el rechazo al acoso sexista y homofóbico, además de promover actividades relacionadas con la igualdad de género, la violencia sexista «e contra a LGBTIfobia».

Y en el caso de los alumnos trans se coordina con la asociación Arelas la atención de cada caso en particular: «O día que convocamos a primeira reunión do grupo apareceron 23 alumnas, alumnos e alumnes. Só puxeramos carteis polos corredores. Hoxe en día, sobrepasamos os 40: heteros, gais, lesbianas, bi, trans, o que cadaquén queira ser, pero, sobre todo, visibles», comenta García que también explica que la decisión de formar este grupo de diversidad afectiva sexual, «no que xa levaba moitos anos pensando», surgió después de que acudiese a unas jornadas sobre esta situación en las aulas del IES Politécnico de Vigo: «Decateime da importancia de que o alumnado teña referentes visibles. Ser unha profesora coñecida como lesbiana non é o mesmo que ser unha profesora lesbiana visible. Significa ofrecer un apoio, dende a miña condición privilexiada de adulta e profesora, ao alumnado que carece, por medo ás represalias ou á exclusión, de calquera axuda de amigos ou familia», confiesa Paloma, que indica que la creación del grupo también sirve «para lembrarlle a todo o profesorado que teñen a obriga legal de traballar en prol da igualdade e, por suposto, inclúe denunciar calquera caso de discriminación que poida darse no centro».