Óscar Mosquera, dermatólogo: «Se puede tardar un año en borrar un tatuaje»

Apuesta por la estética, pero sin perder de vista lo importante: la salud. El doctor, especializado en Dermatología y Venereología, incide en la necesidad de cuidar la piel sin renunciar a tratamientos como la depilación láser, la reducción de estrías o la eliminación de tatuajes


1 ¿Qué se demanda más?

De mayo a octubre la depilación láser. Nosotros usamos la tecnología Láser Soprano XL, que permite que se practique en personas que ya están morenas y en gente negra. También se demanda mucho la eliminación de tatuajes y la reducción de estrías.

2 ¿Se quitan muchos tatús?

Viene mucha gente por diversos motivos, pero no son tan fáciles de quitar como se cree. El tratamiento es largo y requiere de un seguimiento médico exhaustivo.

3 ¿Cuánto tiempo hace falta?

Depende del tamaño, del color (los amarillos y los rojos son más rebeldes) y de dónde esté. En zonas acras, como las manos o los pies, es más complicado que en partes próximas al corazón en las que hay una mayor circulación de sangre. Por eso los fumadores responden peor al tratamiento, ya que el tabaco dificulta el flujo sanguíneo. De media hay que hacer unas seis u ocho sesiones y entre una y otra debe pasar más de un mes, por lo que se puede tardar un año o más. 

4 ¿Qué riegos conlleva?

El láser incide sobre el tatuaje y produce una inflamación que hay que controlar. Hay muchos sitios que aseguran que los pueden borrar, pero igual que con la depilación láser es importante que la gente acuda a centros especializados para garantizar la salud de la piel.

5 ¿Tatuarse incide en la salud?

Es un método invasivo y supone unos riesgos potenciales. Por ejemplo, si el tatuaje tapa un lunar no podemos ver si crece y se convierte en un melanoma. Si no se hacen en sitios adecuados con agujas esterilizadas se pueden contraer infecciones como la hepatitis o incluso el sida. Además antes no se controlaban tanto las tintas y algunas contenían restos de metales tóxicos lo que puede producir infecciones.

Los mejores tatuadores de Galicia

RALPH ZAPATA RUIZ / S. F.

TIENEN MILES de seguidores en las redes sociales y sus obras son arte puro sobre lienzos de piel. Hoy en YES recorremos los estudios de tres de los mejores y más reconocidos tatuadores de Galicia

Cuando Susan decidió tatuar, nadie quiso enseñarle. Sus amigos tatuadores, a quienes les montaba las máquinas, les acercaba las tintas o los ayudaba durante el proceso, la abandonaron. Se alejaron de ella. Le dijeron que no. Era el 2008 y ella, con 18 años, intuyó que una mujer estaba condenada a otras actividades, menos a dibujar sobre el cuerpo. «Las chicas no valen para tatuar», recuerda que le dijeron.

Pero ella, Susan Alejandra Patiño Toro -que había crecido en medio de un país violento, que había esquivado la muerte no pocas veces- se rebeló. Contra el statu quo, contra sus amigos, contra el tiempo. Hacía dos años que ya colocaba piercings en algunos estudios de Sogamoso (su ciudad natal), en Boyacá, Colombia; y se había mudado a Bogotá para aprender a tatuar cuerpos. Ahí conoció a Ricardo Romero, un famoso artista que le enseñó la técnica y le mostró el camino.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Óscar Mosquera, dermatólogo: «Se puede tardar un año en borrar un tatuaje»