Miki Núñez: «Estoy preparado para todo, pero auguro entrar en el top 10»

YES

Jose Irun

El catalán, que se quedó a las puertas de la final de «Operación Triunfo», representará a España en Eurovisión, que se celebrará el próximo 18 de mayo en Tel Aviv, de donde espera regresar con buen sabor de boca, «haya quedado como haya quedado»

15 abr 2019 . Actualizado a las 10:56 h.

Lleva desde los tres años tocando con su banda, los Dalton Bang, sus amigos de toda la vida, con los que piensa continuar tras su paso por Operación Triunfo. Pero antes Miki Núñez (Tarrasa, 1996) tiene que subirse al escenario de Tel Aviv para representar a España con La venda, un tema con el que pretende levantar al público del sofá.

-Una canción hecha para ti.

-Sin duda. No sé si era literalmente para mí, pero yo la siento supermía, porque habla de cosas que yo defendería y una música que me encanta cantar.

-Supongo que te habrán dado muchísimos consejos, ¿alguno que se te quedara grabado?

-Todos han sido muy parecidos, que lo único que tengo que hacer cuando llegue el momento es disfrutarlo. Lo más importante ahora es seguir con esta ilusión, transmitirla a la gente que me escucha, y disfrutar.

-Decías que igual ha sido tu autoexigencia la que te cerró las puertas de la última fase de «Operación Triunfo». ¿A veces esta presión juega en contra?

-Sin duda. Para nada me merecía estar en la final porque los cinco finalistas son increíbles, pero yo creo que al final del concurso, la presión, el pensar que yo era peor que los demás, te hace autofallarte. Estar preocupado todo el rato de lo que haces mal, en vez de lo que haces bien, es un poco...

-Pero en el escenario te entregas.

-Ese es el problema, que encima del escenario soy superfeliz y estoy superseguro, pero cuando estás en un concurso en el que te estás jugando todo y piensas, y te das cuenta, de que las otras personas son mejores que tú, es como que te autofustigas.

-Dicen que este año, los finalistas no tenían tantas ganas de ir a Eurovisión.

-Bueno, yo creo que hay gente que lo ve más o menos necesario, que les hace más o menos ilusión, pero que lo cuenten ellos...

-¿Qué esperas de ese día?

-Espero que la gente que me esté viendo en su casa, salte del sofá y cante conmigo. Diciendo: ‘Madre mía, ¡qué subidón!’. Hacer un buen papel, y cuando vuelva aquí que la gente me diga: ‘Lo has hecho fantástico’, haya quedado como haya quedado.