«Mis hijos dice que soy como un niño grande»


La aventura de ser padre empezó hace 19 años, cuando nació su pequeña Andrea. «Iba acojonado por la calle Real el día que fui a dar la cara y contarle a mi suegro la noticia». Carlos se convirtió en superpapá con 20 años. A su lado Bea, con 18 añitos. «Repetí dos cursos y estábamos en COU cuando se quedó embarazada». Recuerda perfectamente ese momento en el que su vida dio un giro radical: se casaron y al día siguiente Carlos se puso a trabajar. No les fue nada mal y la familia fue creciendo. Bea y Carlos son padres de Andrea, la mayor, de Antón, de 14 años, y Alicia, de 7 años. «Son la triple A».

Con Carlos llegan para la foto los tres hijos, sonrientes, totalmente organizados y sincronizados. «Me dicen que soy como un niño grande», apunta.

Carlos es el amo de casa. Mientras Bea trabaja, él estudia para sus primeras oposiciones y cuida de los niños. «Me encanta cocinar y dejo la comida preparada por la noche. Por la mañana llevo a Alicia al colegio y espero por Antón, que viene a comer al mediodía. La mayor, Andrea, se reparte conmigo las tareas por la mañana, antes de irse a clase por la tarde». Tiene la casa llena de pósits con apuntes y leyes del temario de las oposiciones que los pequeños le preguntan cuando menos se lo espera. «La pequeña está convencida de que voy a aprobar, y el otro día nos dijo que nos invitaba a cenar por ello. Que ella tenía una moneda… de 50 céntimos para invitarnos a todos», se ríe.

Carlos vive por y para su familia: «Me encanta ser padre, no lo puedo negar». Ser papás tan jóvenes «fue un poco duro, pero tuvimos mucha ayuda por parte de los abuelos». También tenía sus ventajas: «Éramos los únicos de la pandilla que teníamos casa y un bebé, así que era la novedad y la casa siempre estaba llena de gente. Andrea se crio con toda la pandilla, son todos como sus tíos», recuerda Carlos. No le importaría volver a ser papá: «Veo un bebé y me vuelvo loco», pero cree que ahora es el momento «de disfrutar un poquillo». A este superpapi le encanta pasar tiempo con los pequeños: «Siempre fuimos de hacer planes, recuerdo llevarlos en la mochila a hacer senderismo». Como padre, cree que lo más importante que puede darles son valores:

Este martes será su gran día: «¿Que si vamos a celebrar el Día del Padre? ¡Por supuesto! Nosotros somos de celebraciones para todo: por cumpleaños, santos, exámenes y aprobados. Siempre hacemos una comida o cena familiar y le pido a mi mujer que me haga una tartita de las suyas, que se le dan muy bien los postres».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Mis hijos dice que soy como un niño grande»