Javier Valero: «Los hombres suelen hacerse retoques que no notan los demás»

El jede de Cirugía Plástica del Chuac nos confirma que ellos son cada vez más presumidos. «Se está haciendo más frecuente la alta definición abdominal para marcar más pectorales y tableta», asegura el cirujano, que nos cuenta de qué nos operamos más en Galicia


1. Siempre le subes la autoestima a la gente.

Bueno, en la pública cuando le dices que tiene una neoplasia y necesita una amputación, no se la subes. Pero en general se puede decir que sí, que la autoestima mejora con intervenciones como la reconstrucción y reducción mamaria o de las secuelas de obesidad mórbida.

2. En cuanto a las intervenciones de cirugía estética, ¿qué se operan más las gallegas?

No hay estadísticas exactas, pero el aumento mamario es la cirugía número uno con gran diferencia, seguida de la liposucción. Son cirugías de edades jóvenes, aunque hoy en día el concepto de juventud ha variado. Yo creo que las mujeres están en su mejor momento vital sobre los 40 o 50 años, no a los 20. La reducción y la elevación mamaria también son muy frecuentes.

3. ¿Y los hombres?

También la liposucción, además de la blefaroplastia [la cirugía de párpados] en hombres de más edad. Y la rinoplastia es una de las más frecuentes en ambos sexos.

4. ¿Ellos tienden más a las operaciones que no se vean?

Efectivamente, en la blefaroplastia se opera por dentro de la conjuntiva [del ojo]. Piensa que los hombres no suelen maquillarse, por eso los hombres tienden a hacerse cirugías que no se noten. Y luego tenemos la cirugía de alta definición, que se está haciendo cada vez más frecuente.

5. ¿Esa alta definición consiste en marcar más la tableta?

Eso es, marcas más los pectorales, los músculos anteriores del abdomen, e intentas hacer una forma más atlética del cuerpo. Extirpas grasa localizada y la trasladas a otras partes como el abdomen, la tableta y los pectorales.

6. ¿En la calle te giras ante un escote bonito o ya estás inmunizado?

Es curioso, siempre me ha parecido sorprendente cómo el cerebro puede cambiar de chip. Yo cuando estoy en el trabajo puedo ver un pecho precioso y no siento nada, es más, si lo he operado yo, le encuentro defectos. En la calle no, aunque yo no me puedo volver, porque me mataría mi mujer [risas]. La profesión no te inmuniza. Lo que sí es cierto es que por la calle trabajas, y dices: «Mira, esta persona con el tipo que tiene, qué pena, con un poco de liposucción que se hiciese aquí...».

7. Y tú, ¿qué te harías?

Yo estoy rodeado de personas superpresumidas, y sin embargo, yo soy completamente despreocupado de mi aspecto. Pero sí hay algo que me gustaría operarme: tengo unas bolsas importantes en los párpados inferiores y mi padre se murió mayor con unas bolsas enormes. Pero tengo pocos días de vacaciones a lo largo del año, y voy diciendo: ‘Ya lo haré, ya lo haré’.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
45 votos
Tags
Comentarios

Javier Valero: «Los hombres suelen hacerse retoques que no notan los demás»