«Mis dos hijos fueron los primeros del año»

Si ya es poco habitual que dos hermanos no gemelos ni mellizos cumplan años el mismo día, más curioso es todavía que ambos lo hagan el 1 de enero y que estrenen las estadísticas anuales de una comarca


Aún no tienen edad para competir, pero Leire y Erik ya están acostumbrados a ser los primeros. En concreto, los primeros bebés del año en nacer en el Hospital de O Salnés. Y es que a ambos les pareció buena idea que su madre, Sara Ces, pasase el 1 de enero por el paritorio de este centro sanitario situado en Vilagarcía de Arousa, localidad de la que los tres son naturales.

La fecha prevista para que Leire viniese al mundo era el 27 de diciembre del 2014, pero ella prefirió esperar. Conforme avanzaban los días, a Sara se le llegó a pasar por la cabeza que quizás, y solo quizás, su pequeña podría ser uno de esos niños que salen en las noticias por ser el primer bebé del año. «Llegas a pensarlo, pero te lo tomas a broma, no crees que en realidad vaya a pasar» explica. Una monitorización el día 31 le confirmó que estaba de preparto, así que esa noche, además de contar campanadas y uvas, también contó contracciones. Fue su particular manera de entrar en el 2015. Seis horas después estaba ingresando en la unidad de partos. No era la única parturienta, pero Leire fue la niña más rápida y a las 9:08, con sus 49 centímetros y sus 2,980 kilos, se convirtió en el primer bebé en nacer en O Salnés en el 2015. Una curiosidad que quedó inmortalizada en los periódicos y que se convirtió en tema de conversación y chanza de toda la familia.

Leire el día de su nacimiento en el Hospital do Salnés
Leire el día de su nacimiento en el Hospital do Salnés

Erik no quiso perderse el cumple de su hermanita

Lo que nadie imaginaba es que tres años después, la anécdota se repetiría con Erik. Esta vez la fecha prevista de parto era el 3 de enero, pero el pequeño no quiso esperar. «Cuando me dijeron la fecha pensé: ‘Este es capaz de adelantarse, ¿a que me quedo otra vez con el primero del año?», cuenta Sara entre risas. Y así fue, aunque nada durante la Nochevieja del 2017 hacía presagiar lo que pasaría al día siguiente. «Yo me fui a trabajar con normalidad a un local de hostelería y estuve sirviendo los clásicos chocolates con churros hasta primera hora de la mañana», explica el orgulloso papá de Erik, Óscar Pazos. «Al volver a casa le llevé también unos churros a Sara y a la niña y desayunamos los tres, pero cuando estaba a punto de irme para la cama a descansar, Sara me dijo: ‘No no no, que este quiere venir’». Así que los preparativos para celebrar el tercer cumple de Leire tuvieron que quedar aparcados. Sara y Óscar dejaron a la pequeña con unos familiares y salieron rumbo al hospital de O Salnés, donde ingresaron a las dos de la tarde. «A esas horas imaginé que ya habría nacido algún niño en ese centro, así que no creí que nuestro hijo fuese a ser el primer bebé del año», narra Óscar. Pero se equivocaba. A las 15:45 Erik, de 3,280 kilos y 51 centímetros, se convertía en el primer arousano del 2018. Así que otra vez se repitió el ritual de visitas de periodistas y fotógrafos para inmortalizar la noticia. «Es un momento complicadillo, estar rodeada de gente no es lo que más te apetece cuando acabas de dar a luz pero bueno, al final es un recuerdo. Los ejemplares de los periódicos están plastificados y guardados e incluso hice dos cuadros, uno con recortes de cuando nació la niña y otro con los de cuando nació el niño», dice la feliz mamá.

Erik el día de su nacimiento en el Hospital do Salnés
Erik el día de su nacimiento en el Hospital do Salnés

¡Menuda puntería!

Que dos hermanos que no son gemelos ni mellizos cumplan años el mismo día no es muy habitual, pero que ambos sean los primeros bebés del año es todavía más inusual, así que la gente suele sorprenderse ante la historia de esta familia. «Flipan», dice Óscar. «Hay bastante cachondeo cuando lo cuento. Me dicen: ‘¡Menuda puntería!’. Incluso hay quien me pregunta si lo tengo planeado, pero la verdad es que en ningún caso escogí la fecha para quedarme embarazada», detalla Sara, que ahora cada 1 de enero tiene que preparar un cumpleaños doble en plenas fiestas navideñas. «Nuestra cuesta de enero se multiplica por dos, voy a tener que pedir para hacer horas extras nocturnas, que son las que mejor se pagan», bromea Óscar, antes de confirmar que, de momento, Leire lleva muy bien eso de compartir día con su hermanito. «Lo único cuando nació el niño, que se quedó un poco jorobada porque no estuvimos en su cumpleaños, ¡pero mira qué regalo le trajimos!» dice entre risas una vez más. «Erik no quería perderse el cumple de su hermana», sostiene Sara. Aseguran que los dos chiquillos están muy unidos y se pasan el día dándose abrazos y besos. «Se quieren muchísimo», afirman.

«Me preguntan si lo planeé pero nunca calculé cuándo embarazarme»

Antes de despedirnos, no nos resistimos a hacerles una última pregunta: ¿Se animan con el triplete? «No, no, no, no, no», dice rotunda ella. «Habría que hacer cuentas, calcular, porque o nace el día 1 o nada, eso está hablado» bromea él. Y es que sabe que a Sara le sienta de maravilla estrenar el año siendo mamá.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Mis dos hijos fueron los primeros del año»