Paula Echevarría: «Que me critiquen me entra por un oído y me sale por el otro»

Completamente renovada, afronta una nueva etapa a todos los niveles. El 5 de octubre aterriza en los cines con «Ola de crímenes», un estreno que llega después de un veranazo que compaginó con el rodaje de «Los Nuestros». En plena construcción de su nueva casa, nos cuenta que está «feliz» y nos confiesa lo único que le pide a la vida: «Salud. Mientras no falte, se puede con todo»


Pletórica. Esa es la palabra que mejor define a Paula Echevarría en este momento de su vida. Inmersa entre la promoción de su película y el puzle de photocalls que reclaman su presencia, ella insiste en que sigue siendo la misma que pisó Madrid por primera vez hace dieciocho años, y repite por activa y por pasiva que no se ve como una it girl. «Es que no lo vivo así. Yo me visto para salir a la calle, hago fotos y las pongo», asegura esta mujer que jamás sale de casa sin pensar en cómo se va a vestir: «No me lo pienso más ahora que cuando iba al instituto, ni que en cualquier otro momento de mi vida anterior al blog». Tras la pista de Paula es el nombre de ese espacio en el que cuelga sus looks a diario, y quizás el mejor resumen de lo que una tiene que hacer para conseguir una entrevista con ella. «Yo conmigo misma soy la más crítica», revela la actriz, que también se confiesa orgullosa, como buena Leo. «Quizás, con los años, estoy aprendiendo a ceder, a reconocer más mis errores», dice. Nunca es tarde.

-¡Tras la pista de Paula llevo yo todo el día!

-¡No me digas!, ja, ja.

-¿Qué tal fue el rodaje de «Ola de Crímenes? Supongo que os partiríais de risa.

-Bueno, ha habido momentos para todo, eh, ja, ja. Ha habido momentos muy de acción en los cuales también nos reímos, para qué te voy a engañar. La verdad es que ha sido un rodaje superameno y con muchas cosas nuevas para mí en todo este mundo de la acción, que ha sido también muy divertido poder compartirlo con Maribel [Verdú], que nos llevamos fenomenal y ha habido mucha complicidad, que ayuda bastante. Y la verdad es que ha sido un rodaje muy divertido, con compañeros estupendos. He pasado muchísimo tiempo con Maribel, con Juana [Acosta] y con Gracia [Querejeta]. Hemos hecho una piña de superwomans, a tope, y nos lo hemos pasado muy bien.

-¡Haces de mala malísima! ¿Por qué tardaron tanto en darte este papel, te verán cara de niña buena?

-Mi personaje como actriz tiene mucho encanto porque es una pirada, bueno ya lo veréis. Pero es muy curioso. No es tan mala malísima, por eso te digo. A lo mejor si fuera mala malísima sería menos atractivo de hacer, porque es como más tópico. Esta es una mala muy peculiar, es mala porque el mundo la ha hecho así. Tenía muchísimas ganas de hacer cosas diferentes, me apetece muchísimo. Y tanto este personaje de Ola de crímenes como el de Los Nuestros, que es una sargento, son retos. Y estoy encantada.

-¿Qué queda de aquella chica de «El Comisario» a la que empezábamos a conocer?

-Pues mira, ahora mismo vengo de tomarme algo con una de las personas que me conoció nada más que me vine a Madrid precisamente, que es Luis San Narciso, un director de cásting que muchísima gente conoce. Hacía mucho tiempo que no le veía, y justo hoy me ha dicho: «Es que me encanta porque te veo y te reconozco en la que conocí hace dieciocho años».

-Pues qué bonito, ¿no?

-Sí, y me imagino que poco ha cambiado desde entonces. Se han ido sumando cosas, pero la esencia yo creo que es la misma.

-Llevabas seis años sin estrenar en el cine.

-¿Sí? Puede ser, la verdad es que no llevo la cuenta.

-¿Estabas cómoda en la tele?

-Sí, ¿es que sabes qué pasa? Que ahora todo el mundo se apunta al carro de la tele, y antes había muchos actores que renegaban mucho de la tele. Y menos mal que están las hemerotecas para tirar, y yo era la que defendía la tele a capa y espada, de toda la vida. Ahora no me apunto al carro de lo que se lleva, yo he sido siempre una enamorada de la tele, y me ha gustado mucho trabajar en ella. Siempre me ha aportado muchísima estabilidad a nivel profesional, a nivel emocional y siempre me ha gustado hacer personajes que no durasen solamente un mes, que pudieran desarrollarse durante años. Ese siempre ha sido un mundo en el que me he movido muy a gusto y muy bien.

-Con «Velvet» alcanzaste un reconocimiento muy importante.

-A nivel profesional, es el trabajo que más alegrías me ha dado en mi vida.

-El «feeling» que veíamos con Miguel Ángel Silvestre no era solo una buena interpretación, ¿no?

-¡Noooo, no, no, no! Ja, ja, ja Le adoro, le adoro y puedo decir lo mismo por él porque sé que es recíproco.

-Tu blog también fue un punto de inflexión en tu carrera en otro sentido. ¿No lo viviste así?

-No, en absoluto. Lo que pasa es que, sin pretenderlo, había doscientas páginas web que se hacían eco de lo que yo llevaba o no llevaba puesto. Y luego llamaba la gente a las revistas y preguntaban, o mandaban emails para preguntar a las redactoras: «Oye, ¿tú sabes de dónde es esto que lleva Paula?». Entonces, una redactora de una revista que es muy amiga mía se puso en contacto conmigo y me dijo: «Oye, estoy harta de tener que decirle a todo el mundo de dónde es tu ropa y de preguntar. Así que, ¿por qué no te haces un blog ahora?». ¡Que ahí no había!, ¿eh? Había dos o tres. Estaba el de Vicky Martín Berrocal y, si no recuerdo mal, el de Raquel del Rosario. Yo en un principio, fue como: «Qué vaaa». Pero luego insistió, me dijo: «Yo te ayudo, ya verás. Y actualizas el día que quieras, y el que no, no. Pero así no somos nosotras las que tenemos que contestar». Y así fue, y hasta hoy, ja, ja.

-Ahora no seguirás diciendo que no crees que marques tendencia.

-¡Yo no! No lo vivo así. Yo me visto para salir a la calle, hago fotos y las pongo. Pero nada más.

-¿Y qué pasa si algún día estás hecha un trapo después de un rodaje y quieres salir a la calle sin más? No digas que no te lo piensas antes de hacerlo...

-Sí, me lo pienso, pero no más que en toda mi vida. No más que cuando iba al instituto o como en el resto de mi vida, cuando no tenía un blog, ¿sabes?

-Eres una Leo de libro. Líder, con carácter... Pero hay otro rasgo de tu signo que es el orgullo. ¿Eres de las que se les pasa pronto el enfado o te cuesta pedir perdón?

-Bueno... Te puedo decir que quizás, con los años, estoy aprendiendo a ceder, a reconocer más mis errores. Pero sí es cierto que soy bastante Leo en ese sentido también. Pero estoy aprendiendo.

-¿Eres crítica contigo misma? ¿Te afectan las críticas a estas alturas?

-Son dos preguntas en una. Yo conmigo misma sí, soy la más crítica. Las críticas de los demás, ¿me afectan? Depende en qué cosas, en cosas importantes de la vida me pueden afectar. Me dolería que me criticaran en aspectos como madre, como amiga, como hija... Que me critiquen si les gusta lo que llevo puesto o no, la verdad es que me entra por un oído y me sale por el otro. Y las críticas hay que mirar también de quién vienen, te afectan depende de quién te las haga y quién te las diga. Es muy relativo todo eso.

-Hablando de tu faceta como madre, te vimos llevando a Daniela en su primer día de cole. Por mucha agenda que tengas, hay cosas que no perdonas.

-Bueno, pero como todas. No me siento especial por ello. Todas las madres lo hacemos, y los padres. Es lo que toca y lo que tiene que ser.

-Te estamos viendo especialmente pletórica. ¿Eres feliz?

-Sí, mucho, sí, sí.

-¿Qué le pides a la vida después de este año redondo y con tantos cambios positivos?

-Yo solo pido una cosa siempre, que es salud. Mientras eso no falte, todo lo demás va bien, con todo se puede.

-Esta frase es tuya: «Es mentira que esté pensando en casarme tan pronto». Dijiste «tan pronto», no nunca. ¿Eso deja una puerta abierta al futuro? ¿O es algo que tienes claro que no volverás a hacer?

-Uy... en eso no entro ni salgo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Paula Echevarría: «Que me critiquen me entra por un oído y me sale por el otro»