La Serbia menos conocida por el turista

El Danubio, a su paso por Serbia en dirección al mar Negro, representó la frontera entre Occidente y el imperio Otomano. Este río, que permanece inalterable a lo largo de los siglos, cautiva hoy nuestra mirada con una panorámica que nos devuelve el reflejo de la historia de Europa. Vente a un «lugar para pensar»

.

La fortaleza de Kalemegdan en Belgrado alberga un punto conocido como el «lugar para pensar». Desde esa atalaya se contempla una de las panorámicas más fascinantes en los casi 600 kilómetros que recorre el Danubio a su paso por Serbia, desde la llanura de Panonia hacia el mar Negro. Se trata de la confluencia con el Sava. Su trascendencia la entendieron ya los celtas y, por ello, levantaron el asentamiento de Singidunum, sobre el que posteriormente se construyó un importante fuerte romano. Y las más de cien batallas que allí se libraron testifican su relevancia. En la actualidad, el paseo por calles como la bohemia Skadarlija y la comercial Knez Mihaiolova o la visita al café del hotel Moscú desprenden un ambiente hedonista como una estrategia para reponerse a las reminiscencias de la antigua guerra de la ex-Yugoslavia.

El Moscú fue la sede de la Gestapo durante la ocupación nazi y, después, volvió a ser encuentro de escritores gracias al premio Nobel Ivo Andric. Desde entonces se erige también en un centro para el conocimiento por el que pasaron, entre otros, escritores como Maximo Gorki o intelectuales como Albert Einstein. Por ello, Belgrado es una ciudad, como el Dublín de Joyce, que también se ha cimentado con la literatura. Recorrer sus barrios, como Zemun, guiados por alguno de los libros de Dragan Velikic, como su última novela al español, Bonavia, nos descubre una dimensión escondida a los ojos del turista. «La vida solo tiene sentido cuando se llena de significados ocultos», escribe.

Una travesía fluvial, como las organizadas por Glob Metropoliten Tours, nos trasladará al pasado convulso de los Balcanes y a la esperanza del futuro. Mapas de diversas épocas otorgaban al Danubio la categoría de frontera física y cultural entre Occidente y Oriente. Y al que Claudio Magris le confiere la capacidad para articular una cultura europea «que todavía está por venir, que se está formando».

MAJESTUOSA FORTALEZA

A pocos kilómetros de Ram y tras un océano de girasoles, se encuentra el yacimiento de Vinimacium, capital de la provincia romana de Moesía, que se ha convertido en uno de los centros arqueológicos más reveladores de Europa. Las excavaciones continúan respondiendo a protocolos científicos, pero también incluyen una dimensión lúdica que despierta el interés de los jóvenes. Allí conocimos al magnético Vica, una de los mamuts (es hembra) mejor conservados. Casi cinco metros de esqueleto completo que vuelve a cautivar nuestra mirada. Proseguimos hacía Golubac, un enclave en el que se levanta una majestuosa fortaleza medieval cargada de leyendas y que fue deseo de turcos, húngaros, búlgaros o serbios. Atravesando la Puerta de Hierro, muy cerca del antiguo puente de Trajano, más de mil metros sobre 20 columnas para someter a los dacios, descubrimos Lepenski Vir. Un asentamiento de 8.000 años donde permanece el «dios del Danubio», mitad hombre, mitad pez. Un «ejemplo de la importancia del medio ambiente para la organización de la vida», según la Unesco. Desde cualquiera de sus «casas» y a más de 50 metros de altura sobre el cauce, concluimos que no es el río el que cambia. Este permanece inmóvil en el transcurso del tiempo. Somos nosotros los que mutamos en una especie de «armonía invisible», como escribió Heráclito.

.

UN PUEBLO DE CINE: Con motivo del rodaje de «La vida es un milagro», Kusturica construyó un pueblo en Mokra Gora que es un centro de peregrinación para sus seguidores.

.

«JUEGO DE TRONOS»: La fortaleza medieval de Golubac ha sido escenario de la serie «Juego de Tronos».

.

COMER EN BELGRADO: Los restaurantes de Belgrado cuidan desde el menú hasta el diseño más kitsch de su mobiliario.

.

DEPORTES DE MONTAÑA: Zlatibor es un lugar ideal para los deportes de montaña.

.

LOS TEMPLOS: En Serbia se puede organizar un atractivo viaje a través de las Iglesias ortodoxas.

.

MAUSOLEO REAL: El mausoleo de la dinastía de los Karadjordjevic se encuentra en la iglesia de San Jorge, en Oplenac.

.

EL VENCEDOR: El monumento está en Kalemegdan, en Belgrado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La Serbia menos conocida por el turista