Amaia, Alfred y nuestra Lucía Pérez


Justo el mismo día. El 12 de mayo se celebra en la capital portuguesa la final del concurso de Eurovisión. Y ese sábado, en El Corte Inglés de Santiago, Lucía Pérez presentará su nuevo disco. «Los días previos, el 8, 9 y 10, voy a estar con la delegación española en Lisboa. Regreso, y el viernes 11 lo presento en Luar y al día siguiente en Compostela», confirma la artista de O Incio, que se sabe de memoria las citas de la agenda. Ya pasaron siete años desde aquel mayo del 2011, cuando cantó por España Que me quiten lo bailao, algo de lo que se siente muy orgullosa. «Me abrió muchas puertas. Tuve la oportunidad de tocar por toda Europa, que si no fuera por Eurovisión me resultaría imposible. Me siento muy agradecida y afortunada por haber vivido aquella experiencia», recuerda Lucía, que en las últimas horas tuvo la oportunidad de estar con Amaia y Alfred, los mediáticos representantes de este año. Lucía ejerció de presentadora en una preparty (chámanlle así) que se celebró en el Joy Eslava y La Riviera y a la que acudieron eurofans de todos los rincones de Europa, incluido algunos gallegos, y hasta 21 artistas de los que participarán en el festival lisboeta. «Son unos chicos muy majos. Son cercanos y se ve que están muy arropados. Gracias a que vienen de Operación Triunfo son un fenómeno social. Creo que Eurovisión va cambiando para mejor y va recuperando el prestigio», analiza Lucía que tiene claro que «Amaia tiene un gran talento. Me encanta». Palabra de eurovisiva.

«QUINCE SOLES»

Pues mientras la pareja de triunfitos intenta hacer historia en el país vecino nuestra Lucía celebrará sus quince años en la música con el disco Quince soles. «É en galego con colaboración de artistas como Xabier Díaz, Susana Seivane, Toñito de Poi o Sito Sedes, entre outros», avanza la cantante, que está convencida de que «vai encantar».

«EL BESO DE TOSCA»

El martes, al día siguiente del Día del Libro, la escritora Nieves Abarca dejó a mi nombre su nuevo trabajo conjunto con Vicente Garrido. Se titula El beso de Tosca y es el primer fruto literario de esta pareja en el que la protagonista no es la detective Valentina Negro. El libro salió a la venta el jueves, pero Nieves quiso que lo tuviese un poco antes para darme margen a que pueda leerlo antes de la presentación. Reconozco que lo primero que hice fue ver el número de páginas, 543. Me pidió que la acompañe el próximo viernes 4 de mayo en la presentación en espacio Fiandón, Libros de Vello de la calle San Roque de A Coruña, donde también estará el periodista y escritor Luís Pousa. Así que tengo que desafiar al calendario, otros compromisos, y los primeros síntomas de la presbicia, para llegar con los deberes hechos. No puedo fallar porque Nieves (debe de pensar que soy fetiche) también me pidió que ocupase una silla a su lado en las tres presentaciones anteriores. Primero con Martyrium, después con El hombre de la máscara de espejos, en el 2016 con Los muertos viajan deprisa y ahora con este Beso de Tosca. La música está presente en el título y en las primeras páginas compruebo que también, pero no la que cantan Amaia o Alfred, sino el Don Giovanni de Mozart.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Amaia, Alfred y nuestra Lucía Pérez