Las chicas son guerreras

APÚNTATE A DEFENSA PERSONAL No hay mejor defensa que un buen ataque. Entrena tu agresividad, conviértete en una leona. Tres horas serán suficientes para cambiar el chip.

.

Da el paso. Que la vergüenza no te frene. Entrena tu agresividad y deja salir la fiera que hay en ti. Saldrás ganando. Algunas ya se han decidido y se preparan para defenderse en la escuela coruñesa que dirige el sifu Juan Saldeño (www.kungfugalicia.es). Y aunque no podían creerlo lo han conseguido: una chica de 50 kilos tumba a un hombretón de 80 en un solo gesto. Y lo hace con la habilidad de su cuerpo, pero también con la fuerza de su mente. La confianza en una misma, el poder de nuestra voluntad, es uno de los músculos más poderosos de los que disponemos. Lo primero es creérnoslo: Sí se puede.

APTO PARA TODAS

Desde los 18 años todas las edades son buenas para iniciarse en esta actividad. Algunas alumnas acuden asustadas después de haber sufrido algún percance en la calle, otras alarmadas por los casos de asaltos y agresiones, también hay quien sencillamente quiere aumentar su confianza, andar más segura por la ciudad. Incluso hay compañías aéreas que han animado a sus azafatas a adentrarse en esta disciplina para poder controlar con soltura a los ocasionales pasajeros rebeldes.

Son sesiones de tres cortas horas que se celebran una vez al mes. No se trata de ponerse en forma, ni de sacar músculo, no es una disciplina fitness, aquí los objetivos son muy concretos: aprender a defenderse.

Algunas madres van a clase con sus hijas adolescentes (las menores deben practicar acompañadas de un adulto), y comparten un rato instructivo y también muy divertido. Para la mayoría lo peor es perder la vergüenza de ir la primera vez. Otras sufren cuando el entrenador las escoge como víctima para fingir un ataque, les estresa. «Se trata de que vean que es real, pero divirtiéndose», explica Saldeño. Una actividad lúdica que puede ser salvadora.

ENTRENA TU AGRESIVIDAD

No creas que por tener un carácter apacible ya no estás dotada para repartir patadas. La agresividad se entrena. La reacción también se entrena. Y luego, cuando la necesites, la leona enseñará las uñas. Con la guía del sifu Saldeño aprenderás cómo hay que actuar si te agarran por detrás, si te sujetan las manos e incluso cómo defenderte si has acabado en el suelo. Podrás saber qué es lo que debes hacer para librarte de un asaltante que está encima de ti, cuál es la forma correcta de utilizar las piernas para crear esa distancia estratégica que cambiará la situación a tu favor.

El entrenamiento te hará cambiar. No importa si has pasado los 40 o si bordeas el medio siglo, da igual si pesas 50 kilos u 80, este año olvida la operación bikini y da un paso al frente. Una nueva visión guerrera se abrirá ante ti.

En las primeras clases se comienza por practicar el ataque como fase inicial para aprender a defenderse. Se empieza por lo más básico (guardias, patadas, puños, agarres...), para seguir por la distancia de patada (la ya clásica patada a los huevos tiene, aunque no lo creas, una técnica que se practica y aprende), los barridos (una forma efectiva de tirar a alguien), y sin olvidar el suelo (qué hacer y cómo caer si nos tiran, las posibles acciones a la contra...). También nos enseñarán a controlar el estrés, ya que la tensión se va incrementando de forma calculada y progresiva a lo largo de toda la sesión.

Pero no esperes dramas. Aquí hay muchas risas, compañerismo y sobre todo ganas de pasarlo bien. No te lo pienses más, únete a la tropa de las guerreras.

DISTANCIAS DE COMBATE

1. Distancia larga

PATADAS

Deben ser simples y directas. En las clases se practica la frontal, la lateral y la circular. También la patada en los huevos. Estas técnicas ayudan a mantener a distancia al agresor. 

2. Distancia media

PUÑOS

En la distancia media se usan mucho los brazos, técnicas de puño, ganchos, golpe de revés, puño frontal, horizontal y circular. Se aprende a golpear y a saber utilizar los brazos como armas.

3. Distancia corta

RODILLAS

Se utilizan sobre todo técnicas de rodillas y codos. Se aprenden técnicas para soltarse de agarres a los brazos, agarres al cuello y agarres al tronco. Estresante, pero eficaz.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Las chicas son guerreras