Una hamburguesa de cannabis... ¡alucinante!


Vaya subidón. Vaya semana. Probé de todo. Desde un bizcocho esponjoso de grelos hasta un cocido de siempre pero maridado con fino, amontillado, manzanilla y otros vinos de Jerez. Pero lo que más me llamó la atención fue una hamburguesa de cannabis que vi en el mostrador de una pollería de la plaza de Lugo de A Coruña. «Hablé con la policía y hasta con los de Aduanas y me dijeron que estaba todo en orden», asegura Toñi Pereiro. Hace años que la conozco porque soy asiduo de este mercado coruñés y siempre le llamé Mary, como el nombre de su puesto. «Lleva carne de pollo y condimentos normales en una hamburguesa, lo que la hace diferente es el pesto de cannabis. También me interesé y cuenta con el preceptivo registro sanitario. Viene de Italia y en ciudades como Barcelona hace tiempo que lo utilizan. Las primeras diez que hice volaron», asegura. Habla con tanta alegría que parece que ha tomado varias de estas burguers. «No coloca, pero son los clientes los que lo tienen que decir», apunta. Me regaló una, la probé, y no noté ningún efecto extraño. Podría exagerar y decir que derramé el kétchup por el suelo, pero no, no experimenté ninguna reacción fuera de lo normal. «Lo importante es ir innovando», sentencia la osada pollera.

PATATAS Y GRELOS

El menú, aunque parece largo, fue llevadero. En la Gastroteca, el espacio gastronómico del hotel NH A Coruña Centro, lo que antes era Hesperia Coruña, se desarrollan hasta hoy unas jornadas denominadas Patacas & Grelos Daterra. Cristina Bañobre, fundadora y propietaria de la marca de productos Daterra y Hortas Daterra, apuesta en sus hectáreas de Miño por la patata Kennebec, el grelo y la cebolla chata. «Además estamos trabajando en preparaciones de la cuarta gama como los chips de grelos o las patatas ya cortadas para freír envasadas al vacío», destaca. Probé los chips y, aunque me resultaron un poco salados, están ricos. Hice una tortilla y me salió espectacular. Muy cómodo. Pues el menú que preparó la cocinera Nelsy Soriano incluyó un caldo gallego y unas croquetas de grelos y chorizo que estaban deliciosas. Me recordaron a una empanada también de estos ingredientes que probé hace poco en el restaurante Puntoecoma de Panxón, Nigrán, y que es espectacular. El asunto continuó con una causa (patata en Perú) limeña de atún, langostinos y aguacates, ñoquis de patata con crema de grelo y salsa de queso ahumado, jacket potato rellena de salmón y crema agria de cebollino, patata rellena de merluza a la gallega, pastel de pastor con ternera estofada, y el susodicho bizcocho esponjoso de grelos con mousse de queso, aire de membrillo y besos de chocolate negro. «Membrillo como el gallego no hay en mi tierra», reconoce Pepe Ferrer, embajador del vino de Jerez. Lo dijo a los postres de la imponente comida de presentación del Festival Sherry que se celebrará en Galicia el mes que viene. Tomar sopa de cocido con manzanilla fue casi como saborear una hamburguesa de cannabis. Ya les contaré.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Una hamburguesa de cannabis... ¡alucinante!