Cócteles, tapas y rock & roll

Hazte tu propia ruta. Abre boca con un cóctel y sáciate con una tapa. O arranca con una tapa y redondéala con un cóctel. Si te va el rock and roll, esta es tu noche

.

Música que se come y se bebe. El bartender David Ortiz (Baobab Cocktail Bar) y el binomio Sergi Arola-Silvia Fominaya (Por la Jeta) te la ponen en bandeja de plata, con la presencia como testigo del bajo de los Bastards.

YES propone y ellos disponen, solo separados por unos 400 metros en el centro de A Coruña. Por un lado, Ortiz sugiere el cóctel Merenda de Nenos (con el que recupera para su memoria los acordes de Radio Futura y Golpes Bajos, entre otros). A esto responden el chef y la presentadora con su mítica Bomba. Acto seguido, es su turno y ofrecen unas ostras escabechadas, que el barman completa con el trago Bailaré sobre tu tumba (que le retrotrae a un concierto de Siniestro Total).

Lanza el primer riff David Ortiz. «Soy el pequeño de seis hermanos y me crie en el momento más álgido del pop rock nacional. Mis primeros recuerdos, que siempre me han acompañado, suenan a Radio Futura, Siniestro Total y Golpes Bajos», avanza. «Y, aunque parezca raro, esos recuerdos van asociados a las meriendas en casa: queso con membrillo, Pralin, bocatas de chorizo y mantequilla...», desmenuza. En homenaje a aquellos tiempos de música y ausencia de preocupaciones, nace Merenda de Nenos, idealmente dulce para acompañar la molleja de la Bomba de Sergi y Silvia, con base de orujo más puré casero de membrillo y queso del país, y zumo de limón.

Sergi Arola recoge el guante: «Siempre es un reto inspirarse en la coctelería, de la que somos muy fanáticos Silvia y yo. Esta vez, intercambiamos ideas y le di el briefing a Silvia para que se imaginase qué platos quería, a partir de lo que había sugerido David». Para completar el Merenda de Nenos homenajean a la Bomba, el plato referencia de la Barceloneta y de Por la Jeta.

La Bomba original de la Barceloneta es picante y lleva carne de cerdo y ternera aliñada, con puré de patatas, rebozadas y fritas. «Nosotros la trajimos a A Coruña. Ambas ciudades se parecen en cierto modo. Pero nuestra Bomba va con patata gallega. Yo he aprendido a comer patatas buenas en España desde que tengo contacto con Galicia», describe Arola. Su relleno es marisco: langostinos, buey de mar, como un picadillo de marisco típico, pero más gustoso que picante. Y en lugar de salsa brava y ali oli, lleva mayonesa aliñada con un toque de wasabi y aceite de jengibre.

El chef catalán, al que arropan las estrellas Michelin de sus restaurantes, es un viejo roquero y gran fanático de Foo Fighters, la banda del ex baterista de Nirvana Dave Grohl. «La música es importantísima para mí y está presente en todo lo que hago», dice. Junto a su hermano Nacho (Dj Poet), impulsó la banda Joe Rey (nombre que tomaba de una canción de Fountains of Wayne). Fominaya es testigo de esta pasión sonora. Cada mañana desde el día en que se conocieron, Sergi le envía una canción a Silvia, y le compuso tres. Entre ellas, Mucha mujer, cuyo estribillo espeta: «Mucha mujer, querer no es querer a medias».

El binomio Arola-Fominaya propone una segunda tapa para la ruta YES: «Recuperamos una receta de un amigo coruñés de Madrid al que adoramos, Sacha, un clásico. Hace unas ostras escabechadas al modo típico de A Coruña. Las hacían las mujeres de los pescadores para vendérselas a los barcos ingleses mercantes. Las acompañamos de un pelte, mezcla de tomate y cítricos, que nos gusta mucho. Aliñado con sal, aceite de oliva y cilantro, va con el cóctel seco, de tequila, que sueles beber con sal y limón. Tenemos la sal en la espuma del agua de mar, más el punto mineral de la ostra y después todos los cítricos».

David Ortiz redondea el bocado con el mencionado Bailaré sobre tu tumba, servido en una lámpara de Aladino. «Es ligeramente picante, para darle continuidad. Me inspiré en mi primer concierto de rock. Era de Siniestro Total, en el pabellón de Riazor. He jugado con aquellas sensaciones: sudor, excitación, humo de cuando se fumaba en los recintos cerrados... El trago de tequila infusionado en chile va saturado de azúcar y ahumado, lleva mezcal, zumo de lima, almíbar, clara de huevo y hells bitters», describe.

Los detalles finales ponen la guinda a la ruta YES. «Hasta vamos a elaborar unas cajas para que la gente se lleve las tapas al Baobab y se las tomen allí», proponen en Por la Jeta. Pues nada, con esas cajas, lo que viene son tapas, cócteles y rock & roll.

Votación
2 votos
Comentarios

Cócteles, tapas y rock & roll