María Reyes: «Ni mis amigos sabían que hacía este tipo de música»

YES

La conocimos como Miss España en 1995, pero hoy su voz suena en Radio 3, desde que se lanzó a la música electrónica en colaboración con la banda Nouvelle Vague. Su nuevo grupo es Meta y acaba de terminar su álbum «Love and Die». «Parece que si eres miss tienes que estar casada con un futbolista o un torero», apunta. Está claro que no cumple el estereotipo.

27 nov 2017 . Actualizado a las 08:14 h.

Se considera valiente y arriesgada y lo cierto es que a medida que va relatando su vida, María Reyes confirma que se ha metido en muchos berenjenales. Estudió Enfermería, fue Miss España, es modelo, actriz, y desde hace unos años se dedica a la música electrónica. Una pasión que descubrió tarde, pero que le da la vida, ahora que ha cumplido los 40 y está esperando su segundo hijo.

-Toda una sorpresa: tu voz sonando en Radio 3...

-Sí, yo ya había hecho una cosa con el sello Subterfuge, luego en el 2015 salió un EP y no tuvimos mucha repercusión a nivel de bolos, y bueno, ahora estoy muy ilusionada con este álbum, Love and Die, que está ya listo, pero que presentaremos en primavera, porque ha coincidido con mi segundo embarazo.

-Las letras son tuyas también. Escribes en inglés, cantas en inglés...

-Sí, llevo trabajando fuera de España desde los 18 años. Y aunque no soy bilingüe, tengo cierta facilidad con el inglés. Además, tomo cierta distancia, no me da tanta vergüenza expresarme con algunos temas. Me cuesta menos en inglés. También para escribir: la rima es más fácil, es más fácil de integrar, pero espero superar eso con el castellano. A mí el inglés me sirve para canalizar.

-Tienes buena voz. ¿Lo sientes así?

-Desde hace unos años me he dado cuenta de que soy soprano alta, pero jamás lo habría pensado. De hecho, siempre he tenido cierto complejo con mi voz, porque era demasiado fina, no tuve formación musical, solo a través del teatro, pero no la había trabajado.

-¿Por qué música electrónica?

-Las cosas han salido de forma bastante natural, no puedes elegir siempre, las cosas se van presentando en tu camino y es subirse al tren o no. Y me subí. Siempre he sido atrevida, arriesgada y valiente. A veces me equivoco, otras no. Pero la electrónica llegó porque me gusta desde siempre. Me he criado en Londres, donde ese tipo de música es mucho más potente que aquí, en cuanto a cantidad y eso me ha influido. Mis referentes son variados, me gusta mucho tipo de gente: Massive Attack, Triki... Me encanta el flamenco también, tengos muchas influencias de mi infancia de lo que escuchaba de pequeña: Pink Floyd, Lole y Manuel, Santana, Rolling Stones, Triana... Muy variado.

-¿Te han calificado como la Miss «indie»?

-Sí, a mí me aburren las etiquetas, la verdad. La miss, el futbolista... Pero yo solo puedo decir que a mí me gustan muchas cosas, y creo que una profesión determina tu forma de ganarte el dinero, pero no tu esencia. Ojalá a todo el mundo que trabaja le encantara lo que hace, pero no es así. Y puede ser que tu hobby después sea en realidad tu pasión y represente más lo que eres. Yo empecé como miss España hace 22 años, pero ¿qué es Miss España? Un certamen de belleza, no es ninguna profesión en sí. Yo estudié enfermería, lo dejé, fui modelo, soy actriz, trabajé de nutricionista... Soy muchas cosas.

-¿Has tenido que romper tópicos? ¿Que justificarte?

-Sí, tengo constantemente que explicarme. O justificar por qué me gusta la música electrónica, porque nadie me ve ahí. Me imaginan todavía con la banda y la corona. Es que parece que si eres miss tienes que estar casada con un futbolista o un torero, pues no. Es esta cosa de la España rancia. Yo vivo aquí porque es mi lugar y está ahora mi familia. Pero ni la música que hago tiene mucha salida en España ni me siento representada con lo que entienden por una miss. Me da pena, pero ya lo tengo asumido.

-¿Has sentido o sientes que pesa demasiado la belleza?

-Yo me sigo dedicando a la estética, trabajo como modelo en Europa y ya lo tengo bastante integrado. A mí no me cuesta ponerme ropa que no tenga nada que ver conmigo. Sé llevarla. Pero es verdad que en el escenario cuando canto a veces me preocupo mucho por la estética y otras no. Porque soy así, no soy muy coqueta. Me gusta ir muy cómoda, y hay veces que me visto mucho para subirme al escenario y otras no.