Lo que no te pueden preguntar en una entrevista de trabajo

HAS ENSAYADO UNA Y OTRA VEZ QUÉ TE PUEDEN PLANTEAR, pero ¿estás preparado para salir del paso si te quieren sonsacar información que no deberían? Hay ciertos temas que no están permitidos en los procesos de selección de personal. El primero, la edad, aunque seguramente ya lo hayas puesto en el CV. Toma nota del resto, aún estás a tiempo.

.

Vamos con tantas ganas de que nos dejen hablar y contar todo lo que hicimos o sabemos hacer que por hablar hablamos hasta de más. Porque seguramente ni sepas que no estás obligado a desvelar tu edad cuando te lo preguntan en una entrevista de trabajo. Eso, si es que previamente no lo has puesto en el CV que es lo más habitual. Sin embargo, y a pesar de que son dos gestos que pueden pasar inadvertidos, y que tampoco pasa nada si quieres contestar o detallar por escrito, ningún futuro jefe debería entrarte por aquí, más que nada porque no es legal. Puede hacerte mil preguntas, pero todas deben referirse a las «capacidades del candidato para realizar el trabajo en cuestión», señala la abogada laboralista, Iria Dans Rodríguez del despacho Abocor.

Preparar este tipo de situaciones mientras uno aún conserva la serenidad o rebuscar en YouTube los escenarios es más normal de lo que crees. Casi todos lo hacen. Quien más y quien menos ha pinchado en un link tipo «80 preguntas más habituales en una entrevista», pero has tenido curiosidad en lo que no pueden hacer en estos cara a cara. «Abordar cuestiones de género, estado civil, raza, edad o ideología en una entrevista de trabajo es ilegal porque vulnera el artículo 14 de la Constitución española», resume Alejandra Rodríguez Arranz, titular de un despacho multidisciplinar en A Coruña. Pero del dicho al hecho hay un trecho. Y las preguntas sobre descendencia, actual o futura y estado civil están a la orden del día especialmente cuando se trata de una mujer. «Lo hacen porque no es un riesgo real. Si puedes demostrar que no te han dado el puesto por eso puedes denunciar y llegar a conseguir que te contraten, pero es muy difícil acreditarlo. Pueden alegar que eres poco empática, que tienes poca capacidad de liderazgo, que no cumples el perfil, por no decir que en la mayoría de los casos ni te llaman para comunicarte el descarte», explica Alejandra.

Esta jurista insiste en que es muy difícil probar que te han dejado de dar el puesto porque «eres una mujer en edad fértil», de ahí que las reclamaciones o denuncias al respecto sean mínimas o nulas.

La decisión última de contestar a toda esta batería de cuestiones es personal, tanto que además uno puede incluso maquillar la verdad o, sencillamente, cambiar de opinión. No, ahora no quiero tener hijos, no trabajo, ni pareja ni ganas, pero igual me das el trabajo, llego al portal y de lo único que tengo ganas es de tener el carné de familia numerosa. Te podrías preguntar, pero ¿tanto importa si tengo el corazón ocupado? «No, lo que importa es el riesgo de tener que pagar bajas de maternidad».

También pueden pensar que por estar casada o tener hijos no encajes en un puesto en el que haya que viajar constantemente, que les venga mejor una persona sin ataduras, pero es que igual yo tengo cinco hijos y quiero llevar esa vida», matiza Rodríguez. Claro que también uno puede decir: ¿igual hay determinados puestos que requieren un perfil determinado? «Sí, en ese caso se puede detallar en la oferta, y si aun así yo me presento será porque estoy en condiciones. Pero no sé en qué puesto puede influir que me gusten los niños o si estoy soltera».

SABEN CÓMO HACERLO

En cualquier caso, no hay que olvidar que los reclutadores o profesionales que se dedican a contratar personas están de vuelta en cuanto a legalidad se refiere. Por eso, este tipo de preguntas «ilegales» pueden colarse disfrazadas en los procesos de selección, porque ellos saben cómo llegar al resultado sin faltar a los principios de la Carta Magna. Con plantearlo indirectamente e hilando un poco fino es suficiente.

Votación
0 votos
Comentarios

Lo que no te pueden preguntar en una entrevista de trabajo